martes, 1 de septiembre de 2009

Mega-Ricos santiagueros se cogerán el Listín Diario

• Los Vicini desistieron de comprarlo.

• Felito García es la punta de lanza de la nueva operación.


No están conformes con tener El Caribe y la Cadena de Noticia (CDN), recientemente adquirida por ellos. No solo están intentando consumar el crimen de la Cementera y la toma de una parte de los Haitises. Ahora piensan adquirir el Listín Diario, actualmente en manos de Ramón Báez Romano, padre del principal autor de la estafa Baninter. El dinero fácil da para todo. Le posibilitó convertirse en el grupo económico más poderoso de Santiago y de mas en mas procuran serlo a cualquier precio en todo el país.

Félix García, Manuel Estrella, Fernando Capellán y José Clase tienen grupos propios e intereses en comunes. Supieron traficar y supieron lavar invirtiendo no solo en la zona franca, donde las cosas andan mal, sino en múltiples renglones. Cruzaron la cumbre para competir con los oligarcas tradicionales. Son socios político-económicos de Leonel Fernández y eso le facilita muchas de sus travesuras mayores.

Los medios de comunicación en sus manos son armas de chantaje, recurso para desinformar en su favor. En lo del Listín Diario el Presidente Fernández ha puesto un empeño especial, porque entonces -con excepción de los “medios” del Grupo Corripio y de los Pelleranos y los Bonetti, él y ese grupo económico pasarían a controlar todo un sistema de periódicos, emisoras de radio, televisivas grandes y pequeñas (RNN-Aster-Tele-Centro-Radio Comercial, Radio Mil, El Caribe, el Listín). Prácticamente tendrían en sus manos la parte más grande de los medios. Seria un salto en grande hacia el control total. EL gobierno controla ahora todo lo que fue de Baninter y sus socios tendrían El Caribe, Listín Diario, CDN…

Si a eso usted le agrega el poder de publicidad y de electricidad del gobierno, no es difícil entender que estos señores asociados al proyecto político leonelista, contarían con un inmenso poder para desinformar, engañar, chantajear, mentir, confundir y enajenar. Los anuncios del Estado, las grandes deudas con las EDES, los medios en manos del gobierno y los medios en manos de los García, Estrella, Capellán…significan la supremacía en ese campo; al tiempo que la acentuación del proceso de concentración de la comunicación en determinados grupos poderosos vinculados a las ambiciones de Fernández. La alianza del Presidente con los Bonetti y los Vicini, las dificultades que tienen los Pellerano y los puentes con Corripio, dibujan con mucha precisión la tendencia hacia el totalitarismo o la dictadura mediática bajo el liderazgo de Leonel Fernández.

lunes, 24 de agosto de 2009

Las multi-mega cuentas de un Presidente multimillonario

Con razón se dice que el presidente de la república en poco tiempo se ha convertido en multi-multi millonario en dólares.

Todo comenzó con el organizado y eficiente sistema de corrupción gubernamental usado para financiar al Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Primero ese trató de una maquinaria pequeña bajo el mando de Danilo Medina y Luís Inchausti. Luego la maquinaria creció. Esos altos dirigentes del PLD, jefes de su aparato de activistas, con fuerte vocación para todo tipo de bellaquerías aprendieron mucho de Guaroa Liranzo hasta convertirse en discípulos aventajados de la corrupción reformista-balaguerista. Con más conciencia de aparato, mas disciplinados, mejor organizados se dedicaron a extraer del Estado por la vía de los cargos gubernamentales grandes sumas de dinero y a montar empresas y redes de empresas para convertir el PLD en un partido con gran poder financiero, estando o no en el gobierno. Todo un sistema de robo al Estado, (desde el gobierno central, cuerpos castrenses, entidades autónomas del Estado, Congreso y ayuntamientos) con visión partidista-empresarial.

Los fondos provenían y provienen de las “comisiones” ofrecidas por los suplidores del Estado, de las ventas de bienes públicos, de los contratos grado a grado, de los evasores de impuestos, de los contrabandistas, de los peajes relacionados con todo tipo de tráfico, de la venta de puesto públicos rentables, del tráfico de influencia a favor de las grandes empresas y corporaciones privadas, de las concesiones mineras etc, etc, etc. Al principio todo se justificaba con favorecer los intereses del partido, pero muy pronto los encargados de recolectar los fondos para invertir en el partido y sus campañas comenzaron a sacar sus partidas particulares y a montar sus negocios particulares. El partido se hizo rico y una parte importante de sus dirigentes también. A mas poder económico colectivo, mas capacidad clientelista y mayores posibilidades de quedarse en el poder desde el poder. Más capacidad para comprar dirigentes, facciones y partiduchos de otros litorales. Pero así mismo a mayor riqueza individual, mayor poder individual dentro del partido y en la relación con los demás. En fin, la política como negocio colectivo y como negocio privado.

La maquinaria de todos no se podría descuidar porque de ella dependía seguir ordeñando la vaca nacional, controlando negocios de Estado, legales e ilegales. Pero tampoco se debía descuidar el enriquecimiento individual, que da poder personal y posibilidad de disfrute de la buena vida. Por esa ruta se ampliaron las fuentes ilícitas y se establecieron las conexiones con le bajo mundo del trafico y lavado de drogas. Todo bien organizado, con la clásica disciplina peledeista, con mecanismos muy eficaces a nivel de gobierno y a nivel privado.

Al inicio el presidente dependía de la maquinaria económica colectiva y de los aportes de los mas enriquecidos a nivel público y privado. Pero no tardó en entender esto como una debilidad y se dispuso a usar su poder de designaciones para establecer asociaciones económicas con los funcionarios más leales, preservar y controlar fuentes generadoras de fondos desde los cargos para sus propósitos políticos y personales, crear cuentas particulares a través de testaferros y negocios cómplices establecidos, aliarse a grandes empresarios privados, definir su propia fortuna y sus propios negocios aquí y en el exterior. Las cuentas se convirtieron en mega-cuentas y la suma de ellas en multi-cuentas. Las fuentes preferidas resultaron ser las más productivos: Secretaria de Estado de Obras Públicas, Oficina Coordinadora de Obras del Estado, Secretaría de Estado de Turismo, Lotería Nacional, INDRHI, CAASD, Secretario de Estado de la Presidencia, DNCD, Jefatura de la Policía Nacional, DNCD, Plan Social de la Presidencia, Oficina del Metro de Santo Domingo, CDEE etc. etc. y al frente de ellas los titulares con mas capacidad para contratar, vender, comprar de pago de peaje al presidente y mejores posibilidades de asociarse en negocios comunes: Diandino Peña, Freddy Pérez Díaz Rúa, Félix Bautista, Richards Martínez, Francisco Javier García, Guillermo Guzmán Fermín, General Aquino García, Contralmirante Ventura Bayonet, Margarita Gómez, General Florentino y Florentino. José Manuel Bonetti, Radhamés Segura, Egmidio Sosa, y siempre las contrapartidas empresariales tipo Odebrech, Consorcio Estrella, Grupo Modesto etc. etc. etc. La Fundación Global pasó a ser un importante receptáculo de donaciones, en vía de convertirse en universidad privada, los contratistas y empresarios favorecidos pagan altas cuotas para su “florecimiento”. El Despacho de la Primera Dama es transformado en un superministerio con incidencia en todo el país y asignaciones fabulosas. La hija del presidente (Nicole) monta su propia fundación, se hace socia de la decoradora Margarita Gómez, que en su vez hacía de enlace con el narco-capo Quirino Ernesto Paulino. Desde ese mundo opulento se crean relaciones con un magnate árabe, participante desde aquí de múltiples negocios petroleros con los Emiratos Árabes y la Arabia Saudita. Nicole termina casada con el hijo de este “jeque”, amante del automovilismo. Quirino pagada mucho peaje, pero le exigieron mas y no accedió, por lo que finalmente perdió protección.

El Presidente pasó a hacer negocios múltiples y atesoró fortuna hasta convertirse en un potentado clandestino, con muchas cuentas, con muchas cajas fuertes, con mucho tráfico comercial a su servicio. Nada a su nombre propio, solo lo que se establece en su declaración jurada de bienes. Quien lo vio en aquel “sepillito” o en el rinconcito de la oficina de la calle El Conde. Ahora tiene arcas propias y maneja también las del gobierno a su antojo, con fines de perpetuarse al frente del Estado. La combinación perfecta: el sistema de corrupción de Estado para reciclar el partido en el poder y el sistema de enriquecimiento personal para hacerse poderoso él.

Tráfico de droga y dólares por el aeropuerto de Santiago

AA es usada para las drogas y los aviones de Estrella, Capellán y Clase operan en el tráfico de dinero.

El aeropuerto de Santiago, próximo a Licey al Medio, se ha convertido en un centro impune de tráfico de drogas y dólares.

Las drogas están siendo enviadas a los Estado Unidos de América nada más y nada menos que a través de los aviones de American Airline, por entenderse la empresa aérea más “sólida” y “libre de sospecha”. En este tipo de vuelo ni los pilotos, ni los demás miembros de la tripulación son susceptibles de ser involucrados por el hecho de que ese se empleen esos aviones con esos fines. La ley los protege y en todo caso la responsabilidad recae sobre las personas que potan las drogas. Todo parece indicar que ejecutivos de esa empresa en combinación con autoridades civiles y militares del aeropuerto Cibao, esta participando de ese jugoso negocio.

Por otra parte, grandes sumas de dólares son traídas en aviones particulares desde Puerto Rico y los Estados Unidos a este país por ese mismo aeropuerto. El dinero corresponde al pago de otros tráficos ilegales y es “lavado” de múltiples formas en la República Dominicana. Los aviones particulares empleados para el tráfico de dinero son mayormente propiedad de Manuel Estrella, de acero Estrella, Fernando Capellán y José Clase, considerados entre los empresarios más ricos de Santiago. La cobertura es perfecta dado que los tres forman parte del cuerpo de accionistas mayores del Aeropuerto Cibao y gozan de prerrogativas mayores en el uso de los servicios de dicha empresa aeroportuaria. Disfrutan además de una gran amistad y asociación comercial con Agripino Núñez Collado, quien jugó un papel destacado en la instalación de ese aeropuerto y sobre todo en el logro de las enormes concesiones y facilidades que les hiciera el gobierno que preside Leonel Fernández.

El manto protector de ese tráfico de dinero podría ser tanto a favor de los dueños de las naves aéreas utilizadas con esos fines como de empleados a su servicio si es que estos últimos actúan a espalda de los dueños. Dos de ellos, sin embargo, tienen remotos antecedentes de procura de fortuna mediante el tráfico aéreo de drogas desde Haití y a uno de ellos recientemente se le vinculó a embarques de estupefacientes de la mafia de Quirino a través de sus empresas de zona franca ubicadas en Santiago. Las fortunas de los tres son enormes y crecientes, a pesar del declive económico de las zonas francas. Manuel Estrella por su parte se ha convertido en el principal contratista de obra del Estado, teniendo como base un emporio moderno de la construcción y contando con el favor del Secretario de Estado de Obras Publicas, Díaz Rua y con el Presidente Fernández, a quien se le atribuye compartir beneficios.

Ambos tráficos, de droga a través de AA y de dinero a través de los aviones particulares de esos empresarios, cuentan con la complicidad de los representantes de la DNCD, Migración, CESA, DNI y J2 dentro de ese aeropuerto.

jueves, 16 de julio de 2009

Buitres privados y gangsteres públicos

Los buitres privados y los gángsteres públicos las más de las veces se asocian, pero en ciertos casos se enfrentan por el reparto del botín. Esto último esta aconteciendo en la actualidad a nivel del sector eléctrico.

En el sistema eléctrico nacional, en la CDE y en la CDEE, hay toda una historia que devela las características mafiosas de los grandes jerarcas de la burocracia y tecnocracia estatal, así como la rapacidad delictiva de los empresarios criollos y extranjeros del sector, y de las elites económicas a las que pertenecen.

Sería propiciar una discusión bizantina ponerse a polemizar en torno a cual de las modalidades de corrupción ha sido más perjudicial para el país, la estatal o la privada. Ambas se articulan y se favorecen entre sí, aunque por momentos y circunstancias compiten por mayores tajadas y poderes.

Con fines de conocer lo que acontece del lado privado en ese sector, “La Cucarachaquemea” entiende útil la lectura del documento de “The Muckcrakers Dominicanos” titulado: “Los responsables del fracaso eléctrico. El PRA de los empresarios buitres”, y por eso lo incluimos en esta nueva entrega.

Es sumamente útil conocerlo porque más allá del trato benévolo que en el mismo se le da al ex-administrador de la CDEE, Ing. César Sánchez (PRD) y al propio Radhamés Segura (PLD), ese documento describe en forma contundente la rapacidad y la corrupción particular de los empresarios vinculados al negocio eléctrico antes y después de la de la privatización parcial de ese sector, así como sus relaciones dolosas, sus contradicciones y arreglos con los gobiernos y funcionarios de turno.

Así que póngale atención a este texto para que puedan conocer mejor a Celso Marranzini P. (ex-presidente del CONEP), a Lizandro Macarulla (actual presidente del CONEP, testaferro del grupo Vicini), a los altos ejecutivos del Grupo Vicini, a José Miguel Bonetti, presidente del emporio Mercasid (ex-Manicera) y a otros.

Los Buitres Eléctricos Privados:

Vicini-Macarulla, Celso Marranzini, José Miguel Bonetti, Cogentrix, Unión Fenosa, EGE, AES, Grupo Selman, Smith Enron…










Funcionarios eléctricos corruptos

Casi todos los funcionarios eléctricos, unos privatizadores y otros pro-estatistas (sobretodo mientras pueden ser gerentes de las empresas del Estado en ese sector), lo cierto es que han usado sus posiciones ejecutivas en esas empresas para enriquecerse.

Cesar Sánchez entró en chancleta a la CDE y salió hecho un ricachón. Fotos de su lujosa residencia han sido publicadas y solo por la existencia de una justicia venal no ha sido condenado por su reciente gestión en la CDEE cargada de corrupción. Su resistencia a privatizar lo que quedaba de la otrora poderosa CDE solo se debió a su interés de administrar ese pedazo, con todo lo que ello implica en el contexto de un gobierno corrupto como el de Hipólito Mejía.

Para que le sacaran el jugo a esa entidad los “depredadores” Félix García, Manuel Estrella y CIA, César Sánchez llegó a la feliz conclusión de que mejor se lo sacaba él y su claque oficialista. Se trató entonces de una expresión de la eterna contradicción entre la burocracia-tecnocracia clientelista, corrupta y sobornadora y los “súper-ricos” del sector privado, cuando estos últimos lo quieren todo.

Ese pleito se trasladó ahora a Radhamés Segura, quien incluso se las ingenió para proclamarse por vía indirecta como el “Prócer de la Electricidad” o el “Gran Guardián” de la propiedad pública frente a las desmedidas ambiciones del sector. Solo que concomitantemente enriqueció su propia empresa, coló en la CDEE más de 40 familiares con buenos sueldos, trasladó sumas millonarias a las fundaciones de políticos afines a su proyecto presidencial, gastó cualquier suma de dinero en viáticos y restaurantes, concedió prebendas a familiares y allegados, negoció contratas a cambio de comisiones, abultó la nomina con fines de campaña política propia y en respaldo su superior jerárquico Leonel Fernández.

El se candidatea “si Leonel no va” y Leonel lo deja que haga y deshaga a cambio de esa lealtad. Ese botín también le sirve y en ese orden Radhamés le resulta a Leonel más cómodo que Temo Montas, presto siempre a la soltar más fácil lo que queda de la CDE por su mentalidad privatizadora pro-FMI y pro-Banco Mundial.

Lo cierto en esos pleitos no tienen nada que ver las concepciones ideológicas, ni las visiones diferentes sobre proyectos de desarrollo, ni las distintas valoraciones respecto a los roles del Estado y de la empresa privada. Segura es pro-Estado en lo que le conviene, hasta un punto, puesto que incluso él tiene una gran responsabilidad directa en las concesiones leoninas a las empresas generadoras privadas y al sector privado en general.

Segura favoreció su propia empresa y la de sus testaferros, aunque se haya opuesto -para seguir reinando en la CDEE- a las pretensiones privatizadoras de Celso Marranzini, de los Bonetti, de los Vicini y compañía. Es un pleito entre corruptos privados y corruptos gubernamentales.

Unión Fenosa robó, la AES robó, incluso ITABO y EGE Haina están vendiendo parte del combustible que el Estado le ha exonerado. Los generadores privados abultan los costos. Las distribuidoras privadas cobraban apagones. Celso Marranzini tiene negocios eléctricos como para caer preso. En todo eso ha habido tolerancia y si ahora estallan los escándalos es porque las contradicciones subieron de tono.

A veces la competencia es soterrada y a veces se torna ríspida. Eso esta aconteciendo. Las dos partes tienen razón en lo que dicen. “La Cucarachaquemea” no sabe quien le suministró a Nuria Piera los datos que le dan base a sus denuncias contra el señor Segura. Pero lo cierto es que Nuria no ha hablado mentira. Es lógico que Celso se aproveche de eso en su lucha contra el señor Segura, pero eso tampoco descalifica lo denunciado. Es verdad lo que dice Segura sobre la ambición de los empresarios privados y sus planes para apoderarse de lo que queda de la CDEE., pero eso tampoco le quita su culpa en la corrupción denunciada.

Unos y otros se dicen verdades, uno dice una parte de la verdad y el otro la otra, y de esa manera logramos saber la verdad completa. Esa que evidencia que estamos frente a un pleito entre sinvergüenzas privados y sinvergüenzas públicos del sector eléctrico. Para “La cucarachaquemea” no hay corruptos predilectos, son cáscaras de un mismo palo podrido.

martes, 14 de julio de 2009

Cortos calientes

Constructora Bisonó

Violaciones en “Las Terrenas”


La Constructora Bisonó esta construyendo una torre en “Las Terrenas” violando los 60 metros de playa y dañando el medio ambiente. Esto acontece entre Portillo y Punta Poppy

La comunidad protesto por la violación, pero los Bisono hablaron con el presidente Fernández y éste las autorizo a violar la ley. Y para colmo, después de recibir ese apoyo, secaron una laguna que esta detrás del edificio, cometiendo un crimen ecológico.

¿A cambio de que autorizó el Presidente esa barbaridad?

¿Recibió algún obsequio para la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode)?


Lavado por vía bancaria, aérea y marítima

El dinero por venta de drogas en Estados Unidos, Puerto Rico y Europa está entrando al país través de determinadas transacciones bancarias. Toda una red de operadores se ha formado con esos fines.

Sigue además, entrando por vía aérea a través de todos los aeropuertos del país y con mucha frecuencia por la vía de FERRIES que viaja a Puerto Rico.

A Tato Pichardo, hijo de Luciano Pichardo (vice-presidente de la Suprema Corte de Justicia), involucrado en el tráfico aéreo de dólares, le devolvieron su avión que fue capturado como cuerpo del delito.


Rosado, el de Caribair, sigue en las suyas

A Rafael Rosado, presidente de la línea aérea Caribair, le habían cerrado su compañía aérea por un cúmulo de ilegalidades.

Sus aviones trafican con todo, pero pese a eso, le volvieron a autorizar vuelos a Haití y Aruba. Le levantaron la sanción vía “permiso restringido” y sus aviones SAAB SIERRA FOSTRO 340 comenzaron a volar. El capo aéreo está de risita.

Todo aconteció porque le hizo un servicio importante en uno de sus SAAB a un alto funcionario del gobierno peledeista.

lunes, 15 de junio de 2009

¡CORRUPCION POR PIPA! LEONEL, LOS SUPER-NUEVOS RICOS DELICTUOSOS DE SANTIAGO Y LOS VIEJOS RICOS DE LA CAPITAL

¿Por qué José Miguel Bonetti atacó al gobierno? Cuestión de interés y de competencia espuria. Mucha rapiña y poca competitividad. José Miguel se considera el príncipe del empresariado. Un príncipe intocable, indiscutido, con preeminencia empresarial desde los doce años de Balaguer, siendo entonces muchachón. Siempre uno de los principales favoritos del régimen. Pero ahora el Príncipe pierde terreno con Leonel, porque el monarca está en lo suyo con los suyos.

La seudo-burguesía delictuosa de Santiago que encabeza el Ing. Manuel Estrella de la Cruz, Féliz García, José Clase y Fernando Capellán, todos socios y pupilos de Monseñor Agripino Núñez Collado, han ganado espacio con Leonel; primero vía sus dos últimos ministros de de obras públicas, Freddy Pérez y Víctor Díaz Rua}, y ahora también con el Jaime David. Leonel se asoció en grande a esa facción tigueril de los nuevos súper-ricos de Santiago y todos están mordiendo con fuerza el pastel. Los mismos del HOMS y del Aeropuerto Cibao.

Operan como cárteles en decadencia de Zona Franca, cárteles en auge de la construcción y nuevos pujantes cárteles de la comunicación…después de los originales vínculos de algunos de ellos primero con los avioncitos cargados de droga desde Haití y luego con el propio Cártel Quirino. Nunca olviden que el camión de Quirino fue interceptado en la autopista Duarte antes de llegar a “una impresa de Zona Franca de Santiago”, según declaraciones del ex-presidente de la DNCD contralmirante Iván Peña Castillo. El dinero fácil es agresivo, muy agresivo. Ya brincó de Santiago a la Capital y de la Capital planea asaltar la inmensa riqueza en agua, biodiversidad, reservas culturales indígenas, las grandes reservas de piedra caliza y el inmenso potencial ecoturístico de Los Haitises. El plan de expansión es vasto y con el Presidente de la República y el ministro de obras públicas de turno como socios, todo se facilita. Todas son facilidades.

Esto irrita a los Bonetti y también a los Vicini, quienes siempre han considerado dueños del país. Súper-nuevos ricos y jerarcas políticos corruptos y corruptores se han confabulado para cambiar la correlacion de fuerza cada vez más a su favor. Relativamente…porque hay que esperar el contragolpe golpe de los viejos súper-ricos. Todo esto en un país donde abunda la rapiña y escasea la competitividad, con un monarca que no cesa de pensar en él, solo en él y nada más que en él.

A CONTINUACION PRUEBAS INCONTROVERTIBLES DE LA CORRUPTELA LEONEL-ESTRELLA-FREDDY PEREZ-DIAZ RUA, A CARGO DE LOS MUCKRACKERS DOMINICANOS (CAZADORES DE CORRUPTOS).



• PORQUE LOS MUCKRAKERS.
• MANUEL ESTRELLA, LA CEMENTERA, EL GOBIERNO Y LOS HAITISES.
• ACERO ESTRELLA Y LA SUN LAND.
• VICTOR DIAZ RUA: EL SÚPER-MINISTRO SÚPER-LADRÓN.























COMO AGRIPINO SE HIZO SUPER-RICO

Sara Pérez / columnista invitada, articulo originalmente publicado en Clave Digital el Jueves, 09 de junio de 2005

READING, PA.-(Estados Unidos)-Si hay alguien que tiene razones para reírse hasta con las muelas de atrás, ante la situación social y económica que vive la República Dominicana, (exasperante y excluyente para la mayoría, pero singularmente próspera para algunos pequeños grupos), es el habilidoso rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, (PUCAMAIMA), monseñor Agripino Núñez Collado, cuyas dotes como genio empresarial de la Iglesia Católica nunca han sido debidamente ponderadas, al menos en público, ni por admiradores, ni por adversarios. Y el momento no puede ser más propicio para resarcir semejante injusticia.

Hace apenas unos días, el 23 de Mayo, el Aeropuerto del Cibao, S. A. dio a conocer que el monto de sus ganancias, durante su último año fiscal, alcanzó los RD$ 357.46 millones, lo que convierte a esa empresa en una de las más exitosas de los últimos tiempos en la República Dominicana y a sus accionistas, en los felices recipientes de un margen de beneficio ascendente al 40 por ciento del valor al que, por lo menos algunos de ellos, compraron sus acciones.

Pero entre todos los dueños, para ninguno, el Aeropuerto del Cibao ha resultado ser un negocio tan redondo, como lo es para la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y para su rector Agripino, que sólo en el 2004 debieron recibir beneficios ascendentes RD$ 44 millones, 78 mil, 400 pesos, que es lo que les corresponde por la posesión de 111 mil, 956 acciones de la empresa, con la extraordinaria particularidad de no haber invertido un sólo centavo de su bolsillo en el proyecto.

Es un milagro del que se debe tomar nota, por si alguna vez hay que someter una solicitud de canonización de este destacado personaje, que si no se ha dedicado exclusivamente a ensalzar el nombre del Señor, es porque debe sacrificar su piadoso carácter, para concentrarse en el terrenal desafío de llenar las arcas de los representantes divinos, (incluyendo la propia), en el pequeño país del Trópico, azotado por la corrupción, la escasa institucionalidad, la falta de transparencia en la administración pública y en las empresas privadas, y el privilegiado acceso de ciertas élites insaciables a los recursos de la nación a la que tienen quebrada.

Fórmula infalible para el éxito económico

El secreto de los numerosos éxitos de Agripino en sus iniciativas empresariales, es tan simple como infalible: el gobierno pone la inversión, sacándola de las costillas del país y la PUCAMAIMA y/o Agripino reciben los beneficios. Al menos eso es lo que ha ocurrido en el caso del Aeropuerto del Cibao, que lejos de ser un hecho aislado, corresponde a un recurrente patrón de creación y acumulación de patrimonios privados.

En realidad, los casi 45 millones de pesos correspondientes a la PUCAMAIMA por las ganancias del año 2004 en el aeropuerto, debían estar ahora mismo en poder del Estado dominicano, que fue quien hizo la inversión por la que la PUCMM y Agripino reciben los dividendos.

Las 111 mil, 956 acciones de la PUCAMAIMA, que la colocan en el segundo lugar entre los mayores accionistas de la empresa y hacen a esta universidad beneficiaria de suculentos ingresos, fueron adquiridas a cambio de las tierras en las que está ubicado el aeropuerto. Sin embargo, las tierras del aeropuerto no fueron compradas con dinero de la PUCAMAIMA, sino con dinero del Estado dominicano. Según se registra, el entonces presidente Joaquín Balaguer regaló los terrenos del aeropuerto a los empresarios involucrados en esa empresa, quienes a su vez, los cedieron a la PUCAMAIMA.

Como se trata de tejemanejes que, a pesar de ser de interés público, se tratan de forma semiclandestina, no se conocen los detalles del proceso mediante el cual los bienes públicos acabaron en manos de la PUCAMAIMA. No se sabe a solicitud de quién Balaguer regaló los terrenos propiedad del país a los empresarios, ni se ha establecido qué tan espontánea fue la iniciativa de los desprendidos empresarios de traspasar el regalo a la PUCAMAIMA.

De lo que sí tiene constancias la República Dominicana, en pleno, es de que la capacidad de cabildeos, presiones e influencias ejercidas por monseñor Agripino Núñez no se han detenido nunca ante las puertas de ningún despacho.

Los empresarios entienden perfectamente –porque sus múltiples y muy rentables experiencias así se lo han demostrado– que ceder a Agripino, a la PUCAMAIMA y/o a la Iglesia Católica, una parte del pastel sacado del Estado, los coloca en una posición de ventaja excepcional para exigirle al gobierno dádivas, prebendas y subsidios que hay que recortar al resto del país, porque los recursos existentes no dan para saciar a los políticos, empresarios, religiosos y militares y al mismo tiempo para atender las necesidades y urgencias de la población dominicana en términos colectivos.

Las acciones del Baninter

Otro de los bienes públicos que han ido a engrosar los patrimonios privados de un grupo de empresarios de Santiago, la PUCAMAIMA y Agripino, son las acciones que el fraudulentamente quebró Banco Intercontinental, (BANINTER), tenía en el Aeropuerto del Cibao.

El Gobierno dominicano, entonces presidido por Hipólito Mejía, decidió asumir el pago de más de 55 mil, millones de pesos que se habían evaporado entre las manos de los dueños y principales directivos de BANINTER.

En esas circunstancias, algunas de las propiedades de BANINTER pasaron al Estado dominicano, que se supone debía resarcir con ellas, al menos parcialmente, la tremenda pérdida de fondos públicos en la que incurría el gobierno, para tapar el hoyo financiero de un banco privado.

Sin embargo, el gobierno cedió las acciones de BANINTER que estaban en su poder, a los dueños del Aeropuerto del Cibao, mediante una transacción cuyos primeros detalles precisos, aparecieron hace apenas algunos días, en las memorias oficiales del año 2004, del Aeropuerto del Cibao S. A.

En la página 36 de esas memorias dice que “En el año 2004 fueron readquiridas 22 mil, 310 acciones del Banco Intercontinental, S. A., por encima de su valor nominal. Este valor de capital pagado en exceso fue de RD$17,690,000.00”.

El dato tiene un pequeño error matemático y dos imprecisiones de mayor envergadura. El error matemático, atribuible quizás a algún problema de la calculadora que usaron los dueños del aeropuerto para cuadrar los números, consiste en que si se pagan RD$17,690,000.00 por 22,310 acciones, cada acción sale por RD$793 pesos, es decir, RD$207 pesos menos que el valor nominal de cada acción del aeropuerto, que asciende a RD$1,000 pesos, según las propias memorias del aeropuerto correspondientes al año 2003. O sea, no se compraron las acciones por encima de su valor nominal, sino por debajo de él.

Eso conecta con la primera imprecisión de envergadura. El valor nominal de las acciones de una empresa casi nunca es sinónimo del valor real de la misma y mucho menos, si el margen de beneficio anual es de un 40 por ciento del valor nominal de las acciones, como en el caso del aeropuerto.

Así, aunque el valor nominal de una acción del Aeropuerto Cibao sea de RD$1,000 pesos, eso no quiere decir que alguien pueda comprar por RD$1,000 pesos ninguna acción de esa empresa. En realidad, con RD$1,000 pesos, lo único que puede comprarse en el Aeropuerto Cibao, son dos cafés, dos quipes y un llaverito de los que tienen la estampa de la Virgen de La Altagracia enchapada entre dos pegotes de plástico.

El valor real de las acciones del Aeropuerto Cibao lo determina el mercado, es decir, la relación entre oferta y demanda. Ahora mismo, es muy difícil establecer a cuánto asciende el valor real de las acciones del aeropuerto, porque para tener un número preciso se necesitaría una transacción concreta, en la que se establezca, por cuánto venderían los dueños y cuánto estarían dispuestos a pagar los adquirientes.

Los que escasean no son tanto los que deseen comprar, sino los que quieran vender. ¿Quién querría desprenderse de la copropiedad de una empresa tan exitosa en tan poco tiempo?

Muy pocas inversiones financieras, comerciales o industriales de la República Dominicana están dejando un margen de beneficio anual de un 40 por ciento sobre el valor nominal de las acciones, así es que quienes disfrutan de tan promisoria situación, no suelen tener interés, ni prisa, en salir de ella.

La excepción es el Estado dominicano, que vendió las acciones de BANINTER, a RD$ 793 pesos, un precio que se sabe ridículo no sólo con relación al valor real de las acciones, sino inferior incluso al valor nominal de las mismas. No todo el mundo tiene la suerte de encontrarse con esas gangas.

El negocio de capar perros

Esto es lo que lleva a la segunda imprecisión de envergadura: ¿En qué fecha exacta se hizo ese negocio de capar perros? Lo que las memorias oficiales del Aeropuerto del Cibao dicen es que fue en el 2004, pero en ese año hubo un cambio de gobierno y no se sabe con certeza quién le hizo este regalo de las acciones del BANINTER a Agripino, la PUCAMAIMA y al grupo de empresarios de Santiago.

¿Fue el Presidente Leonel Fernández, que también ha decidido hacer un espléndido aporte de 25 millones de dólares al mismo grupo del aeropuerto, para que termine de construir con fondos públicos, una clínica privada en Santiago?

¿O sería Hipólito Mejía? ¿Es posible que el mismo presidente que decidió sacrificar al país para pagar la deuda privada del hoyo de BANINTER haya optado al mismo tiempo por regalar lo poco que se recuperó de ese naufragio?

Muchos, incluyendo algunos accionistas del aeropuerto, aseguran que fue Hipólito. Esto supondría que mientras el Cardenal (Su Eminencia Reverendísima Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo Primado de América), la Conferencia del Episcopado y algunos curas denunciaban desde los púlpitos, con sobradas razones, la corrupción, la irresponsabilidad y el desorden del gobierno de Mejía, por debajo de la mesa, algunos jerarcas de la Iglesia Católica, en representación de ellos mismos y de un grupo de empresarios santiaguenses, gestionaban y conseguían ante el Poder la entrega de bienes públicos, aparte de diversos privilegios, regalos y prebendas.

El Estado como sirviente doméstico (dícese “chopo” en la lengua popular más despectiva)

También durante el gobierno de Mejía y según consta en las memorias más recientes del aeropuerto, la PUCAMAIMA, Agripino y los empresarios consiguieron la emisión de varios decretos destinados al provecho de los dueños del aeropuerto.
Uno de ellos, es el Decreto número 830-03 de fecha 22 de agosto del 2003, con el que se declaró de utilidad pública “en interés social, la adquisición por el Estado Dominicano de varias porciones de terrenos, propiedad de particulares ubicados frente a la terminal del Aeropuerto”.

O sea, los dueños del Aeropuerto del Cibao, (que son fundamentalmente, los dueños de la zona franca de Santiago y la PUCAMAIMA), no querían mantener como vecinos a la gente común que tenía propiedades en los alrededores de su empresa. Pero en vez de negociar con esos propietarios y comprarles sus tierras a quienes quisieran vender, les echaron el Estado encima, haciendo que este declarara los terrenos de utilidad pública, obligando a los dueños a vender y además, adquiriendo las propiedades ¡con dinero del Gobierno!.

Una simpática curiosidad sobre el funcionamiento de esta próspera empresa y de las condescendencias que se gasta el quebrado sector público para ayudar al buen funcionamiento de la exitosa empresa privada, es la cuenta por concepto de agua y basura que le ha concedido Ayuntamiento de Santiago.

La tarifa por agua y basura que paga cualquier familia de clase media en Santiago oscila entre 400 y 500 pesos al mes. En el 2004, el Aeropuerto del Cibao pagó 13,200 pesos al año por ese concepto. Su tarifa mensual fue de 1,200 pesos en promedio, es decir lo mismo que pagarían por consumo de agua y recogida de basura, tres familias comunes.

La diferencia es que por el Aeropuerto del Cibao en el 2004, pasaron, entrando o saliendo, más de 700 mil personas, aparte del personal que trabaja permanentemente en esa empresa. No hay forma de que la basura que generan pasajeros y empleados y el agua que consumen, pueda equipararse a la basura que genera y al agua que gastan tres simples familias dominicanas, cuyos miembros sumarían un total de unas 15 personas.

La clave de los éxitos empresariales de Agripino y del grupo que se ampara bajo su acogedora sotana, radica en que la vara con que se les mide a ellos, no es la misma vara con que se mide al resto del país, y en que mientras a ellos se les sirve la comida con una palangana, el resto del país tiene que resolver con la ración de un gotero.

martes, 9 de junio de 2009

Dos Capos Areonaúticos

PATÍN:

Es el dueño de Servicio Aéreo Profesional (SAP)

Comenzó su “carrera” recogiendo “bultos” de drogas lanzados por narcos colombianos en las proximidades de Limón del Yuna, en la Costa Sureste de la isla. Se “especializó” en llevar drogas al Norte y traer dólares de allá para “lavarlos” en República Dominicana.

El fuerte de su compañía es la traída de dólares, lo que se cubre con viaje para reparar los aviones y viajes comerciales.

En 1978 se hizo piloto de Dominicana de Aviación y entonces autorizaba montar maletas con cargas ilegales para evitar control. Constituyó la SAP antes de que cerraran la línea nacional Dominicana de Aviación en 1993, de la cual fue empleado.

RAFAEL ROSADO:

Dueño de CARIBAIR.

Se hizo piloto civil en el Aéreo Club Quisqueya en Santiago de los Caballeros (1979).
Fue empleado de Aerodomca y de la SAP de Patín. Contrabandeaba Whisky de la isla de San Martín aquí en sociedad con Héctor Morel, quien murió hace poco en un accidente en el aeropuerto del Higüero. Hacía “marú”, esto es, compraba en el exterior mercancías para tiendas, hoteles y restaurantes, y aprovechaba esas operaciones comerciales para el tráfico ilegal de personas.

Luego incursionó en el tráfico de drogas. Unos de sus aviones (un Let de fabricación checa 410, fue capturado con 430 kilos de cocaína, capitaneado por el capitán-piloto Daniel de la Cruz (alias “Sierra Papa”) junto un piloto de apellido Madera como co-piloto.

Su compañía tiene el record de accidentes en la historia de la aviación comercial. El último fue a principio de enero, en su avión Cesna, Saitechion 550, en Bilmighan, Nort-Carolina, saliendo del Higüero; el piloto tenía 15 horas volando, violando la ley. El capitán tenía licencia vencida, dos años sin exámenes recurrentes, los cuales son obligatorios cada 6 meses. Aterrizó sin combustible, después de un intento fallido en otro aeropuerto.

Esto le costó a Rosado el reciente cierre de Caribair por presión de las autoridades estadounidenses.

martes, 2 de junio de 2009

La reconquista del Este y la toma de los Haitises

A la sombra del capitalismo de la era neoliberal y la aceleración de los proceso de acumulación de riqueza por vías ilegales, a través de todas las trampas y todos los tráficos habidos y por haber, mezclados con los acelerados procesos de conversión de los dirigentes políticos y funcionarios del Estado en personas altamente enriquecida y piezas claves de una nueva acumulación ilegal de capital, se ha venido conformando una clase empresarial seudo-burguesa vinculada al delito y detentadora de riqueza fácil.

El capitalista clásico esta por convertirse en pieza de museo. La “lumpen-burguesía” de que nos habló Andrés Gunter Frank en los años 70, ha sido sobrepasada con creces.

La amalgama de los gobernantes corruptos con ese tipo de empresarios sin escrúpulos, --actuando dentro de un orden en el que todo se vale para enriquecerse y donde enriquecerse intrépidamente y sin sujetarse a norma legal alguna, es fuente de poder político, económico y social- además de fuente de “prestigio” medido por al capacidad de consumir y de ostentar riquezas, ha creado un engendro “cualitativamente” superior en la escala de los componentes de la clase dominante-gobernante.


Procedimientos peores y de alta velocidad


La forma clásicas de acumulación de plusvalía lucen cada vez más desfasadas, aunque todavía se practiquen en forma limitada. Los métodos bárbaros de la acumulación originaria se deslizan al presente con nuevas envolturas y nuevas características dirigidas a lograr no solo el capital inicial sino también su reproducción ampliada de a ritmos más acelerados.

La desregulación del capitalismo, la financierización del sistema, la supremacía de la especulación sobre los procesos productivos, la potenciación del egoísmo a escalas nunca vistas, la privatización e individualización de las funciones públicas y los roles políticos, la superposición de la gestión empresarial privada al desempeño de la gestión gubernamental, la usurpación por al interés privado de todos los roles y recursos públicos, han facilitado extraordinariamente la progresiva conformación de esa súper lumpen-burguesía y ese súper delincuente funcionariado político, que debidamente mezclados se convierten en una especie de seudo-burguesía voraz.

Por ese camino hemos llegado a la formación de cárteles de la construcción, de cárteles de la comunicación, de cárteles de la droga, de cárteles financieros…todos ellos asociados a los poderes públicos y a sus principales incumbentes, muy especialmente al Presidente de la República; funcionarios con poder y “cachaza” para usar sin sonrojos sus funciones gubernanmentales en dirección a convertirse en importantes accionistas, socios, co-propietarios y gestores de esos negocios y fortunas, o de una parte de ellos(as).

Por esas vías se concretan alianzas político-económicas, se forman grupos de poder cívico-militares y se despliegan estrategias de perpetuación y enriquecimiento mayor.

A esa dinámica responde la evolución del grupo económico (originalmente de Santiago) que encabezan Manuel Estrella, Félix García, José Clase y otros, registrándose en años recientes una interacción entre ellos y el presidente Leonel Fernández hasta engendrar esa “eficaz” amalgama socio-política.

Leonel y los neo-ricachones del Cibao forman parte de esa seudo-burguesía saqueadora.

Sus consistentes aportes de ese grupo privado a las campañas electorales de Leonel, la subvención gubernamental a las empresas de Zonas Francas, el aporte oficial de 25 millones de dólares al Homs de Santiago, la concesión del Aeropuerto Cibao de Licey al Medio… abonaron ese proceso bendecido por su socio Monseñor Agripino Núñez Collado y su Santa Madre.

Pero ahora esa anómala alianza política-mercurial dio un salto espectacular. El mencionado grupo dejó por fin de ser solo Santiaguero y trasladó su centro de operaciones a la Capital de la República. Compró el diario El Caribe y la Cadena Nacional de Noticias (CDN), amplió sus contratas grado a grado con el gobierno, se asoció (con los buenos estímulos del presidente) a la poderosa empresa constructora ODEBRECH de Brasil y proyecta ser suplidor de cemento para la nueva línea del Metro, para la presa de Palmarito y otras obras monumentales del gobierno.

La atracción mutua Leonel-Grupo Estrella y demás se potenció y de ese matrimonio surgió la idea del “Consorcio Minero”, que a su vez se ha propuesto construir una fábrica de cemento con los fines ya denunciados y otros superiores, nada más y nada menos que en el área de los Haitises; sin reparar en el daño de las excavaciones a la capa freática y en los efectos desastrosos del polvillo ácido a la vida animal y vegetal.

La fábrica de cemento está concebida para aprovecharse de las grandes reservas de piedra caliza existente en el área seleccionada (Gonzalo, Sabana Grande de Boyá)

Los demás propósitos, superiores a esos, guardan relación con la toma completa de los “Haitises”, con su privatización a través de proyectos turísticos, previamente concebidos pero no publicitados.

Para lo primero (fábrica de cemento) se procedió a modificar, con la debida anticipación y el consabido soborno a los/as legisladores/as, los límites originales del área protegida de ese parque nacional, tal y como consta en esta declaración:

“Existe la errónea creencia de que las funciones ecológicas de los Haitises son cumplidas solo por la parte de la formación cárstica que se encuentra protegida, o de que los daños infringidos a zonas altamente perturbadas no pueden potencializarse y multiplicarse”.

“Apenas 720 Km2 en tierra y 120Km2 en el mar están protegidos, significando menos de la mitad de la formación.”

“Desde el fatídico Decreto 319-97; a los intentos continuos por desproteger el área; hasta la aprobación de la Ley 202-2004 que redujo efectivamente de 1400 Km2 a 840 Km2 la formación de Los Haitises suma al conuquismo, la tala para carbón y el saqueo arqueológico de sus restos indígenas, la voracidad de sectores económicos con argumentos y recursos suficientes para convencer a los decisores políticos de la necesidad de aprovechamiento minero de la caliza de los Haitises”.

“La destrucción de los mogotes de los Haitises implica, además de sus impactos sobre la producción, conducción y calidad de las aguas; la biodiversidad contenida y los procesos ecológicos; la ruptura de la unidad paisajística del Karst y la consecuente devaluación del valor ecoturístico de la región”.

“La deuda social acumulada en el entorno de los Haitises por el CEA y por el ordenamiento que creó el Área Protegida que produjo los violentos desalojos recientes y anteriores aún no compensados, involucra en su solución parte de los terrenos transferidos a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente para reubicación de los desplazados, que inexplicablemente esta ha cedido a la cementera. ( Declaración Puública de las Comisiones Ambientales de la UASD y la Academia de Ciencias, mayo 2009)

Las pretensiones de avanzar con los proyectos turísticos y privatizar vastas áreas de los Haitises se apoyaría en la exagerada concesión por 99 años al Consorcio Minero de los Estrella de una extensión de 100 mil tareas, área muy superior a la que necesitaría el proyecto de cementera.

Esto evidencia que esa fábrica de cemento es solo un punto de partida, aunque evidentemente pésimamente calculado por sus dueños al menospreciar la reacción que tal agresión a la naturaleza de los Haitises podía provocar.

Pero es que una de las características de este tipo de seudo-burguesía en proceso de expansión, es que hace suya con creces la audacia e intrepidez de la lumpen-burguesía; y al darle rienda suelta a sus pretensiones desmedidas, potenciadas por la impunidad que le garantiza su fusión con la Presidencia de la República, ofende de mala manera la inteligencia de la sociedad.


Hacia el Este del país en competencia feroz por la hegemonía.



Además, ese grupo procedente del Cibao, ha entrado en competencia feroz por compartir la hegemonía nacional y ha decidido avanzar específicamente hacia la región Este del país, donde en los últimos años se ha estado librando una guerra de rapiña silenciosa por la conquista de sus cuantiosos y valiosos bienes raíces de interés turísticos.

La región Este en una región de playas hermosas, de ríos caudalosos, de llanuras fértiles, de montañas húmedas, de formaciones orográficas singulares, de grandes reservas de agua y de costas espectaculares…Con un régimen de lluvia pródigo en las montañas y autocontrolado en sus costas playeras, donde predominan abrumadoramente las horas de sol.

Esta región ha sido desde años atrás blanco de ataque de los nuevos geófagos, de los grandes especuladores en bienes raíces, de los cazadores de paraísos turísticos; generadores -fuera de sus esquicitos ghettos- de verdaderos infiernos para el dominicano y la dominicana común. Y esto se ha acelerado y potenciado en etapas recientes.

Primero fue la Gulf and Western con su elitista Casa de Campo, más tarde traspasada al Grupo Fanjul (aliado como Cisneros a la familia Bush), con asiento en Miami, Florida.

Después fueron los Rainieri, con su famosa y espectacular Punta Cana.

Y luego entraron de lleno los nuevos traficantes procedentes de Venezuela, España, EEUU y de aquí mismo.

Gustavo Cisneros, el destacado potentado venezolano, integrante de la nueva burguesía mafiosa desarrollada, multiplicada expandida durante la llamada Cuarta Republica de Venezuela, ahora cuasi nacionalizado dominicano, se ha volcado -con el visto bueno de Leonel Fernández - sobre las prodigiosas tierras orientales, apropiándose a precio de vaca muerta de amplias zonas con vocación turística en Miches, Higuey, La Romana.

Los Hnos. Hazouri, quienes después de hacer el negocio del siglo a través múltiples obras de ingeniería, de importantes inversiones turísticas y de la privatización a su favor de los aeropuertos dominicanos, asociados a Donald Trump y a otros “desarrolladores” estadounidenses, instalaron el paraíso turístico de Cap Cana. Vinculados además a Hans Hertell, ex-embajador estadounidense en República Dominicana, a Miguel Vargas Maldonado (excandidato presidencial, ex –ministro de obras públicas y dueño actual del PRD), al propio Cisneros y a los Franjul, organizaron no pocos repartos y crearon intensas conexiones con el grupo español que encabezó aquí el aventurero español Carlos Sánchez y fueron cómplices de la estafa que explotó con el escándalo Marbella.

De esos trajines, mediante los cuales esos magnates avanzaron considerablemente en la conquista de la región oriental, no se eximió Jesús Balderas, quien apandillado con Enrique Sarazola y el propio Felipe González, ex mandatario español, ha jugado desde la década de los 80, un papel estelar en la recolonización turística de Higuey al servicio de los clanes económicos de la socialdemocracia española.

Marbella los dividió, pero cesaron los planes de conquista.

Solo que el escándalo Marbella, la estafa financiera más grande en la historia reciente europea, dividió las huestes conquistadoras de la región Este, cargando con la peor parte Miguelito Vargas, sindicado, entre todos, como el principal enlace de Carlos Sánchez, procesado judicialmente en España por esos hechos. Los Hazouri y demás, hábilmente se lavaron las manos “como Pilato”, a pesar de sus grandes implicaciones en el caso Marbella. Leonel Fernández fortaleció vínculos con ellos y les tendió su sombrilla protectora.

No cesó entonces el programa de ocupación-privatización de tan valiosos recursos naturales. La guerra silenciosa ha seguido su soterrado curso. Solo que los apetecidos Haitises no habían sido tocado de lleno. Nadie se había atrevido a hacerlo.

Y no es accidental que quienes se han atrevido hayan sido integrantes de uno de los grupos más típicamente seudo-burgués y semi-mafioso, integrado por ricos sin cunas, por potentados al vapor, al amparo de la asociación en suciedad con el actual Estado delincuente y el presente narco-gobierno que preside Leonel Fernández.


A la carga sobre un gran tesoro
.

Otra vez con la audacia del lumpen-capitalista, del tigre-burgués, de los acumuladores del dinero fácil y cultivadores de relaciones mafiosas y semi-mafiosas con el Estado y sus titulares, se dispusieron a hacer de las suyas. Venidos a la Capital, conectado con la poderosa Odebrech brasileña, cada vez más fundidos con Leonel, no pudieron resistir la seducción de los “Haitises” y la enorme riqueza presente en sus entrañas. Y, finalmente, optaron por intentar su toma.

Los Haitises son el gran tesoro del Este, el néctar de los dioses de la región. Así lo describe la Declaración Pública anteriormente citada:

“Los Haitises constituyen un sistema de captación, almacenamiento, conservación y distribución de agua, al ser la primera barrera que ofrece nuestra accidentada geografía a los vientos alisios cargados de humedad.”

“El agua que aporta Los Haitises fluye principalmente a través de sistemas complejos de cavernas, constituyendo redes superficiales y subterráneas que determinan las características hidrológicas de toda la Gran Llanura del Este y se convierten en la reserva estratégica del agua futura y presente del país”.

“Los Haitises contienen una diversidad biológica única tanto por la variedad y composición de especies como por la peculiaridad de los procesos y biodinámicas que ocurren”.

“Las dinámicas biológicas de la formación de Los Haitises determinan la alta productividad de los suelos agrícolas colindantes e impactan en la naturaleza, evolución y potencialidad agrícola de zonas distantes, pero articuladas por las aguas, la biodiversidad y los fenómenos climáticos asociados a esta formación.”

Los recursos culturales concentrados en los Haitises, aún no valorados en toda su dimensión, forman parte de un patrimonio nacional que merece una atención y cuidado especial del Estado y la Sociedad dominicanos por mandato de varias leyes y convenios internacionales.


“El sistema ecológico de Los Haitises sostiene un régimen muy frágil cuyos procesos biológicos e hidrológicos pueden ser afectados negativamente, alterando la cantidad y calidad de las aguas que produce si se les somete a presiones capaces de interferir en las condiciones de ocurrencia de estos fenómenos.”

“ A pesar de lo imponente del paisaje, la formación de Los Haitises alcanza más de 1,820 Km2; de la alta frecuencia de lluvias, superior a los 2,500 mm3; de la vegetación impresionante; del largo periodo de tiempo en formarse, ciertas presiones podrían iniciar cambios de magnitudes impredecibles.”

“Existe la errónea creencia de que las funciones ecológicas de los Haitises son cumplidas solo por la parte de la formación cárstica que se encuentra protegida, o de que los daños infringidos a zonas altamente perturbadas no pueden potencializarse y multiplicarse.”

“Apenas 720 Km2 en tierra y 120Km2 en el mar están protegidos, significando menos de la mitad de la formación.”

“ Desde el fatídico Decreto 319-97; a los intentos continuos por desproteger el área; hasta la aprobación de la Ley 202-2004 que redujo efectivamente de 1400 Km2 a 840 Km2 la formación de Los Haitises suma al conuquismo, la tala para carbón y el saqueo arqueológico de sus restos indígenas, la voracidad de sectores económicos con argumentos y recursos suficientes para convencer a los decisores políticos de la necesidad de aprovechamiento minero de la caliza de los Haitises”.

“La destrucción de los mogotes de los Haitises implica, además de sus impactos sobre la producción, conducción y calidad de las aguas; la biodiversidad contenida y los procesos ecológicos; la ruptura de la unidad paisajística del Karst y la consecuente devaluación del valor ecoturístico de la región.”

“La deuda social acumulada en el entorno de los Haitises por el CEA y por el ordenamiento que creó el Área Protegida que produjo los violentos desalojos recientes y anteriores aún no compensados, involucra en su solución parte de los terrenos transferidos a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente para reubicación de los desplazados, que inexplicablemente esta ha cedido a la cementera.”

“Los terrenos y fondos destinados para completar el reordenamiento del territorio en el entorno de los Haitises fueron dirigidos a fines distintos a los asignados sin saldar la deuda social, multiplicando la pobreza de la población que desde hace más de cien años ha sido desplazada, por el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), por las familias oligarcas y por el propio Estado Dominicano, quien se ha convertido en el violador principal de la Ley 64-2000.”

La angurria los lanzó a la toma de ese tesoro, comenzando por intentar instalar la cementera vinculada al mercado cautivo de los megaproyectos anunciados por su socio-presidente.

La audacia es realmente proverbial, parecida a la del dueño del Baninter aquel. Los induce a saltar etapas, a brincar sobre las cabezas de los que ya tienen cartas importantes en la conquista de la región, menos en los “Haitises”.

Piensan que si logran el tesoro se van delante de los demás, con la gabela que implica una protección presidencial que busca no solo el interés económico, el cual está presente y es real, sino también la acumulación de poder para perpetuar el gobierno de esta seudo burguesía parasitaria; y que de plantar bandera de victoria en ese parque nacional podría avanzar considerablemente en el logro de la supremacía política total.

El Grupo Estrella sumaría así mucho más fuerza a las otras fracciones de esa nueva clase liderada por el “villajuanero” transformado ya no solo en neo-caudillo “digital” (frágil precisamente por su digitalidad ), sino en presidente multimillonario con primera dama enriquecida al vapor.

No olvidemos que también ronda los Haitises, con apoyo presidencial, el súper-magnate Cisneros, con amplia experiencia acumulada en las orgías especulativas venezolanas.

El problema de estos señores es que no contaron, o más bien subestimaron, a este pueblo que comenzó a librar la guerra todavía pacifica contra los conjurados que se plantean tomar los Haitises y de paso contra todos los nuevos conquistadores del Este y del propio Palacio Nacional.

Hay provocaciones que se revierten contra sus protagonistas. Desatada la resistencia popular y emergente las capas medias en amplia escalada de lucha, no tardará esta nueva ola en convertirse en gran ofensiva patriótica con estas divisas:

¡No a la cementera!
¡Tierra para los campesinos!
¡Capitalismo depredador e intereses privados fuera de los Haitises!

El país comienza a vivir una nueva etapa de insumisión justiciera

1 de junio 2009

lunes, 2 de marzo de 2009

A Leonel, ¿le podría pasar como Noriega o a Arístides?

El excelentísimo señor presidente de al república, Leonel Fernández Reina, luce en un callejón sin salida propia. Luce atrapado en sus propias redes de la corrupción, ahora con un gran y comprometedor componente de narco-corrupción. Parece que no puede dar marcha atrás, y darle hacia adelante es empantanarse mucho más. Porque los procesos de corrupción de Estado son como bolas de nieves en las montañas: crecen, crecen y crecen… hasta estrellarse de mala manera. Especie de monstruos que terminan devorando a sus propios padres y “padrinos”.

La corrupción de Estado, ya con hegemonía notoria del jugosísimo negocio de las drogas, ha infectado en grande a todas las instituciones dominicanas y de manera alarmante a las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, la Dirección Nacional de Investigaciones( DNI), la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), la Dirección de Migración y el Centro de Seguridad Aeroportuaria (CESA). Los procesos infecciosos arropan a una gran parte de los jerarcas militares y policiales y han subvertido todas las normas y la funcionalidad regular de los cuerpos castrenses.

La descomposición arriba, debilita la disciplina, fomenta el irrespeto a las reglas y “modo operanti”, destruye el “espíritu del cuerpo”, desmoraliza las filas y genera una enorme desconfianza en la sociedad civil y en la población en general, sobre todo cuando estallan públicamente fenómenos que delatan el alto nivel de involucramiento de relevantes componentes de esos cuerpos en todo tipo de delitos. Desde arriba, en esos cuerpos se han organizado bandas operativas, se ordena proteger a capos civiles y redes enteras del narcotráfico y el contrabando variado, se le suministran oficiales entrenados para hacer las veces de sicarios, se les facilitan los bombardeos de “pacas” de drogas y el tráfico por aeropuerto y puertos, se hacen convenios con una parte de los cárteles, se practican los tumbes de unos contra otros, se revende la droga capturada y se establecen conexiones directas con gobiernos y Estados todavía más corrompidos que el dominicano. El cúmulo de prácticas delincuenciales se desborda y el mal olor se expande sin freno.

1.-La Dinastía de los Guardaespaldas del Presidente arrastra al resto

Pero lo grave del caso es que como denunciamos en trabajos anteriores, la Dinastía de los Guardaespaldas del Presidente Fernández ha jugado un papel clave como artífice y beneficiaria de ese nivel de descomposición y desinstitunalización. Y lo han hecho con tanto desenfado, que sin proponérselo, ha puesto en evidencia la protección y la complicidad del actual Presidente de la República en esos afanes.

Mucho se ha hablado de los altos funcionarios civiles que roban para ellos grandes sumas y le dejan caer su parte, gruesa por cierto, al señor presidente: Diandino Peña, Félix Bautista, Víctor Díaz Rúa, Richard Martínez, Francisco Javier García, Freddy Pérez….También se ha hablado de los grandes empresarios que le entregan elevados cuotas de dinero por la vía de la Fundación Global y de los intermediarios en los contratos grado a grado, en las evasiones de impuestos, en los tratamiento privilegiados (exenciones, subsidios) y en las compras del Estado. Todos ellos tienen una caja fuerte propia para ese dinero y una caja a donde depositan el oro del Rey, ya sea aquí o en el exterior.
Lo nuevo ahora es el rol de la Dinastía de los Guardaespaldas y sus formas de cotización en las cajas fuertes del Rey de Reyes. Porque ésta distribuye los cargos policiales y militares más “productivos” y no es un secreto, por ejemplo, que ellos han protegido al General Bencosme Candelier estrechamente vinculado al mundo del crimen y las drogas, que designaron al principal ayudante del nuevo Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, que colocaron al general Lajara (experto en protección de bombardeos de drogas en el mar) primero como subsecretario de las FFAA y ahora como jefe de la Marina de Guerra (en sustitución del achicharrado contralmirante Ventura Bayonet quien recientemente fue ubicado en la referida sub-secretaría), que situaron al contralmirante Gilberto Delgado (experto en las asociaciones delictivas con los cárteles) al frente de la DNCD, que situaron a uno de ellos en la DNI… y así sucesivamente.

Leonel Fernández sabe para qué y a qué sirve todo esto, por eso lo protege y lo comparte. Por eso no acoge ninguna denuncia seria sobre esa grave situación, muchas de ellas planteadas por oficiales asqueados de tanta podredumbre. Así se nutre en mayor escala de dinero su reinado y se llenan sus cajas fuertes.
Creó el monstruo y es su cerebro y su corazón. Ambos son inseparables en sus glorias y desgracias. Y las desgracias son proporcionales al desbordamiento del mal, al grado elevadísimo de descomposición que tiende a afectar la gobernabilidad y la estabilidad del sistema y sus instituciones. Y éstas son inminentes cuando el cáncer ataca el eje de dominación militar, la columna vertebral armada de esta “democracia occidental y cristiana”.

2.-La oligarquía y el imperio podrían sacarle el pie.- Los obispo se adelantaron y le abrieron fuego.

Entonces “cunde el pánico” en la clase y castas, empresas, corporaciones que temen perderlo todo. Ellas, ellos permiten mucho. Dan licencia para los delitos de Estado, pero no cuando su acumulación y sus modalidades amenazan con debilitarlo todo, con facilitar el colapso de su sistema. Entonces el imperio, el gran empresariado y la alta jerarquía de la Iglesia del Concordato, comienzan a guardar distancia, a sacarle el pie al gobernante de turno, responsable de ese deterioro. Comienzan a pensar en el recambio.

Se siente un olorcillo a traición en el CONEP, en la Confederación Patronal, en la Cámara Americana, en la Asociación de Industria. Incluso su participación en la Cumbre es a regañadientes. Los obispos católicos, la Conferencia del Episcopado, que tiene un fino olfato para darse cuenta cuando cierto barco se puede hundir, produjeron recientemente la pastoral más dura contra gobierno alguno desde aquella famosa emitida al final de la tiranía. Veamos algunos de sus párrafos más incisivos:

"El buen dominicano tiene hambre y sed de justicia ha largo tiempo, y si el mundo se la negase, Dios que es la Suma Bondad, sabrá hacérsela cumplida y no muy dilatado; y entonces, ¡ay! de los que tuvieron oídos para oír y no oyeron, de los que tuvieron ojos para ver y no vieron... ¡la Eternidad de nuestra idea! porque ellos habrán de oír y habrán de ver entonces lo que no hubieran querido oír ni ver jamás". …………

“Nos preocupan sobremanera los diversos hechos acaecidos en el recién pasado año y en el presente, en los cuales numerosos hombres y mujeres, así como jóvenes y niños, han sido víctimas de la violencia; los inocentes muertos a consecuencia de balaceras, las cantidades de heridos; los atracos y robos; todo ello creando un creciente clima de inseguridad y temor que tiende a paralizar el buen desenvolvimiento tanto de la vida privada como pública.”
“No hemos logrado todavía erradicar el cáncer de la corrupción administrativa, sobre todo pública y privada, el tráfico de influencia, la falta de institucionalidad o la degradación institucional2. Tampoco se conoce un plan para hacer frente a estos grandes males.” …………

“A esto se agrega el auge de las ejecuciones extrajudiciales a través de los llamados intercambios de disparos, la intolerancia policial en unos casos, los asesinatos de agentes policiales o de seguridad, en otros; las condenas de inocentes, la impunidad de culpables, cuando se trata de sujetos adinerados o con influencia en los estratos de poder; la proliferación de los permisos de armas de fuego y la falta de una política de desarme de la población, especialmente de quienes la portan y usan de manera ilegal3”. …………….
“Todo esto trae como una de sus consecuencias el que vayamos teniendo una sociedad incrédula del orden institucional, con grandes desconfianzas para el común de los ciudadanos, ante todo, sobre nuestro sistema judicial, propiciando así que la gente busque hacer justicia con sus propias manos.”

“Lo mismo hay que decir sobre la concesión de indultos, que cada año los gobernantes otorgan conforme a la facultad que les confiere la Constitución en el Artículo 55, numeral 27, en el que se establece que el Ejecutivo puede conceder indulto en determinadas fechas "con arreglo a la ley".”…….

“Para contrarrestar el clima de violencia e inseguridad, que intenta apoderarse del País, hay que atacar sus causas.” ……………..

“Una economía manejada de forma irracional, con un Estado débil a la hora de priorizar sus políticas económicas de cara a los más empobrecidos de nuestra sociedad y al bien común6, tiene como consecuencia el aumento del hambre, la desnutrición, las enfermedades, en una palabra, una baja calidad de vida y un crecimiento de la marginación de las grandes mayorías de la población, creando cada vez más, nuevos sectores de miseria en los pueblos y ciudades de gente sin acceso a la alimentación, a la salud, a la educación y a las fuentes de trabajo. Además, estimulando al éxodo doloroso, a veces cargado de luto, de dominicanos y dominicanas que se lanzan a playas extranjeras buscando bienestar.”
……………..
“Asimismo, invitamos a los economistas del Estado a revisar las medidas impositivas con impuestos directos al consumo que elevan los productos de primera necesidad, como lo son la alimentación, la medicina y la vivienda. Es necesario que los servidores públicos tomen conciencia de lo importante que es el situarse del lado del pueblo a la hora de establecer cualquier contrato en las obras públicas o de servicios….Es mucho lo que se invierte en mediaciones superfluas que a la larga encarecen las obras del Estado y dilapidan los recursos del erario público.” (CONFERENCIA DEL EPISCOPADO DOMINICANO. Mensaje con motivo del 27 de febrero del 2009).
El factor decisivo, el imperio, está también dando señales de preocupación, que ahora se potencian con el asenso de Barak Hussein Osama a la presidencia de Estados Unidos de América. De buena fuente sabemos que en el Escritorio Dominicano del Departamento de Estado se está analizando con cuidado y con cierta alarma el devenir del Estado y las instituciones del país, sobre todo el deterioro de los cuerpos castrenses en medio de la crisis financiera mundial y de sus repercusiones en el Tercer y Cuarto mundo.

3.-Lo que se fragua en el Washington de Obama.

Allí se pondera el enorme contraste entre la bandera ética y moral del Presidente Obama y la situación degradante que en ese orden exhibe el Presidente Dominicano y su gobierno. Pero sobre todo se evalúa la posibilidad del desplome, del crac, dado las altos índices de impopularidad y desconfianza que este señor ha generado en todas las clases sociales del país dominicano. El deterioro moral y funcional de las Fuerzas Armadas y de la Policía de la República Dominicana equivale para los analistas del Departamento de Estado a la quiebra del principal instrumento coercitivo del Estado. Por eso hablan de hacer algo, de producir un recambio “institucional” antes de que sea demasiado tarde.

La velocidad del deterioro es altísima y aprecian que Leonel Fernández, por ser parte chantajeable del mal, está incapacitado para reaccionar y rectificar. Está, como decíamos, atrapado. Si cambia sustancialmente la camada de jefes militares corruptos y leales a él, pierde Fuerza y puede ser gravemente afectado por su venganza. Esos tipos tienen demasiado secretos en sus archivos para demolerlo moralmente.

En ese plano la nueva administración estadounidense se siente tentada, a usar, con importante variantes, una fórmula parecida a la que le aplicaron a Noriega y a Jean Bertrand Aristídes, guardando la distancia y las características disímiles de los tres procesos. La “fórmula Noriega” o la “fórmula Arístides” solo en el sentido de terminar de “quemar” a Leonel hasta generar –no una invasión como en Panamá- si no un relevo constitucional que posibilita recomponer en alguna medida al Estado, al gobierno y sus instituciones castrenses.

Para eso habría que sacarle ciertos expedientes, mostrarlo como beneficiario del auge de la narco-política y el narco-poder; lo cual no es difícil. Desmoralizarlo totalmente y obligarlo a renunciar a favor de Rafael Alburquerque, hombre de la entera confianza del sistema estadounidense, con mejor imagen moral, pese la venta aquella de franquicia de su partiducho nombrado “Partido del Pueblo”.
La percepción de esa posibilidad por Leonel Fernández, parece inclinarlo a fortalecer su cooperación y alianza con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, otro que está en “salmuera” sobre todo después del ascenso de Obama y de la continuidad de los escándalos sobre sus horripilantes violaciones a los desechos humanos y sus conexiones con el para-militarismo y los cárteles de la droga.

Eso es lo que puede explicar que en pleno auge de la era Obama, el presidente Fernández de nuevas señales de fuerte alianza con Uribe. No se debe olvidar que el actual gobierno colombiano es parte del narco-poder regional con fuerte gravitación en Republica Dominicana y con mucho poder de chantaje sobre el Presidente Fernández, dadas las conexiones de una parte de sus jefes militares y policiales con las mafias colombianas, como lo evidencian los últimos escándalos. Claro, Leonel Fernández, es un hombre astuto y acompañó esos pasos pro-Colombia con el anunciado viaje a Cuba, para darse lustre de “progresista” y eventualmente presentarse como víctima de la intolerancia gringa.
El imperio es experto en sacrificar gobernantes que no le sirven por su desgaste y por el riesgo que representan para la continuidad de su sistema. Noriega fue su agente y luego los traicionaron. Por eso se dijo que el proceso panameño, a continuación del asesinato de Torrijos, era un buen proceso en malas manos. De todas maneras el imperio se vengó y lo llevó a la cárcel por quince años. Leonel Fernández encabeza un proceso esencialmente malo. Malas manos y mal proceso. No hay, en consecuencia, razones para venganza, pero si para sacrificarlo si llega a convertirse en “cohete explotado” y eso se hace también recurriendo a las malas artes sin ningún escrúpulo y sin ninguna consideración por el hecho de haber sido su aliado.

A Arístides en Haití le hicieron algo parecido, Y generalmente cuando esto se ve venir, es que los gobernantes, candidatos al sacrifico por orden imperial, se esfuerzan por aparentar “progresistas” en los conclaves internacionales ¡Hasta Trujillo se convirtió a “socialista” y en pro-soviético cuando la CIA le tenia los días contados!

Aquí, ahora no hay espacio ni para un golpe de Estado clásico, ni para una invasión. Tampoco necesidad. Pero si lo hay para en caso extremo forzar un relevo “institucional”, una especie de “golpecito de barriga”, sobre todo si en el ambiente político se dibuja una crisis de gobernabilidad con el repudio concentrado en Leonel.
Conciente de eso Leonel Fernández maniobró este 27 de febrero moviendo algunas fichas, pero sin alterar lo fundamental del cuadro de su narco-gobierno; hablando mucho de profilaxis, sin tocar las fichas claves; solo removiendo algunas de ellas y protegiendo las principales, especialmente aquellas pertenecientes a la Dinastía de sus guardaespaldas: los generales Aquino García, Medina y Medina, y Florentino y Florentino, aunque de más en más este último se convierte, por extraditable (como Durán Jérez, en retiro y Bencosme Candelier, no retirado), en una papa bien caliente.

lunes, 23 de febrero de 2009

Corrupción y narco-delincuencia aeroportuaria.

1.-Aeropuertos funcionales a las mafias

Todos los aeropuertos del país funcionan para facilitar el tráfico ilegal de drogas, personas, dinero sucio, armas y mercancías de contrabando.

Pasa en los que están en mano de Aerodom (Las Américas, Arroyo Barril-Samaná, Catey-Samaná, Gregorio Luperón-Puerto Plata…); en el de Punta Cana- Frank Raineri, en el de La Romana-Central Romana y el Aeropuerto Cibao de Licey al Medio (propiedad de un poderoso grupo de empresarios santiagueros); en el aeropuerto del Higuero-Joaquín Balaguer y en el casi muerto aeropuerto María Montés de Barahona.

Ninguno de ellos cuenta con terminales separadas para los vuelos internacionales y para los vuelos nacionales como sucede en muchos países. Las rampas, las terminales, se usan indistintamente para los vuelos que llegan del exterior como también para los vuelos locales o internos; de manera tal, que en combinación con las autoridades sobornadas, se pueden fácilmente pasar maletas, bultos y personas que vienen del exterior como si fueran procedentes de otros aeropuertos del país.

Por esos canales entran diariamente dinero de las mafias (dólares y euros), drogas, armas, delincuentes y mercancías sujetas a impuestos sin ser controladas; como igual salen personas sin los documentos legales correspondientes y con drogas de todo tipo. El “franqueo” de personas con las famosos pasaportes “machetes” es pan nuestro de cada día. El control de seguridad, migración y aduana es totalmente vulnerable, sobretodo en aquello vuelos privados carentes de terminales específicas. Los aviones propiedad de particulares y de compañías privadas son usados comercialmente, apoyándose en el hecho de que la demanda de cupos en los aviones comerciales es superior a sus disponibilidades y esto es aprovechado para contratar esas aeronaves privadas para “suplir” dicho déficit y por esa vía “colar” de todo.

El soborno, el pago de peaje, las asociaciones para delinquir, han arropado importantes áreas y funcionarios de la Dirección de Migración, la DNI, del Cuerpo Especial de Seguridad Aeroportuaria (CESA) y el J2 de las Fuerzas Armadas. Los funcionarios y militares honestos son bien conocidos por las mafias así como sus colaboradores a nivel estatal, los cuales saben saltar los obstáculos y combinarse entre sí y con los contrabandistas en horarios y días precisos.

A ese sistema mafioso le sirven algunas FBO (por sus siglas en inglés) seleccionadas con esos fines, especie de empresas de servicios contratadas para realizar los trámites, papeleos y paso por chequeos de personas, equipajes y mercancías pertenecientes a las mafia; algo muy diferente a la gran cantidad de agencias involucradas en el comercio electrónico destinadas a labores de asistencia legal a muchísimas empresas, sobre todo micro, pequeñas y medianas, que compran mercancías en el exterior (vía Internet) por su ágil intermediación. Las FBO mafiosas cuentan con “medios” para transportar y canalizar documentos y equipajes de los vuelos privados, y cada una tiene generalmente asignada un inspector de aduanas, una gente de la DNCD, en representante del CESA y un miembro de J2, beneficiarios por “órdenes superiores” del negocio ilícito.


Al Higuero llegan cantidad de vuelos internacionales encubiertos como nacionales y allí los grandes ejecutivos son tratados con guantes de seda en su paso hacia Punta Cana.

En Las Américas actúa con gran libertad la FBO denominada SERVER, involucrada en le “franqueo” de todo tipo de maletas y bultos de grupos mafiosos. Del podrido vientre de SERVER salió la línea aérea PAWA, propiedad de cubanos de Miami, una de la más involucradas en el tráfico ilegal de dólares y drogas.

La tarifa por maleta de droga canalizada por esas empresas de servicios y por la red de funcionarios corrompidos es actualmente del orden de las 40 mil dólares por unidad. Los aviones privados, aquellos que no pasan de un cupo de 30 personas, reciben los servicios de parqueo, plan de vuelo, declaraciones de aduana, chequeo de migración… de esas FBO. Unos entran dentro de la normalidad legal y otros son usados para las operaciones ilegales.

2.- Compañías aéreas mafiosas y pilotos a su servicio

En otro orden, una buena parte de las compañías privadas de aviación, que operan desde el aeropuerto del Higuero, están metidos “hasta donde dicen Cirilo” en el tráfico ilegal de personas, divisas, droga, armas y mercancías. Entre ellas se destacan:

- La Caribair S.A., propiedad del señor Rafael Rosado, recientemente suspendida por faltas cometidas en territorio norteamericano.
- La PAWA Dominicana ya mencionada.
- La SAP (Servicios Aeroportuarios Profesionales), propiedad del señor José Miguel Patín.
- Al AirDominicana, de la que se dice es co-dueño el señor Felucho Jiménez, alto dirigente del PLD y ex-ministro del turismo.
- La Cap-Cana, propiedad de los hermanos Hazouri, dueños del consorcio turístico Cap-Cana y ex-dueños de AERODOM, empresa usufructuaria de aeropuertos estatales.

La excepción de la regla es la empresa Aerodomca, la cual nunca se ha involucrado en esos negocios sucios. Las dos más destacadas en las prácticas mafiosas son precisamente Caribair y SAP, propiedad del señor Rosado y del señor Patín respectivamente.

Dinero del lavado, tráfico de personas, tráficos de drogas, tráficos de armas y contrabandos de variados tipos de mercancías, son las “especialidades” de esas maleadas compañías privadas de aviación. Unos de los subterfugios más socorridos por esas empresas en aprovechar los viajes de aviones sujetos a ser reparados en los Estados Unidos. Por esa vía llevan drogas y traen dinero para “lavar”. También incluyen otras mercancías y evaden impuestos.

Para el tráfico de personas a islas caribeñas, esas compañías usan los llamados “coyotes, pilotos especializados en esos menesteres. La vulnerabilidad de los aeropuertos por la forma como funcionan y por la captación de una parte de las autoridades civiles y militares encargadas de los controles, facilita esa modalidad del tráfico ilegal de personas.

Un número considerable de pilotos civiles sirven a esas empresas y a aviones privados en esas prácticas ilegales, después de haber sido reclutados por empresarios inescrupulosos que se aprovechan de los bajos sueldos que normalmente reciben. A través de ellos logran traficar y “situar” equipajes “valiosos”. Pero no solo usan pilotos civiles, sino también pilotos militares de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD). Por ejemplo, la empresa de aviación Cap-Cana emplea mucho personal militar.

En PAWA participa el general-piloto Carbuccia y participó el general Piña, de quien se dice sabe muy bien como desaparecieron en un helicóptero a Narciso González (Narcisazo). Ahora PAWA incorporó un coronel piloto en sustitución de este último

El uso de aeronaves para el tráfico ilegal incluye los helicópteros. El escándalo relacionado con del coronel Harold Manzano (ex miembro de la Marina Norteamericana , piloto de la Caballería Aérea del Ejército Dominicano, piloto de los helicópteros del Presidente Fernández, del Banco Popular y del multimillonario Venezolano Gustavo Cisneros) y el de sus hermanos Antony, (ex jefe de operaciones de las fuerzas de la ONU-MINUSTHA en Haití) y Eric -los tres militares- estalló recientemente al ser capturados en operaciones mayores de tráfico de derogas desde Haití, después que un avión gringo derrumbara la nave cargada de cocaína usada por socios de éstos. Harold esta vivo y suelto en New York, a pesar de sus fechorías. Otro piloto militar usado en esos trajines es el oficial Henry Hidalgo, y éste no agota la lista.

Otra vulnerabilidad es la relativa al gran déficit de radares, y VOR y ADF, instrumentos de orientación y detectores de vuelos. Esos instrumentos han desaparecido de no pocos aeropuertos en uso. En Punta Cana y en Las Américas hay radares, pero entonces es inexplicable como a pesar de cubrir éstos dos todo el radio de acción comprendido entre ambos puntos geográficos, los aviones de la mafia aterrizan frecuentemente en la Autovía del Este sin ser detectados; lo que indica que la corrupción es tal, que de poco sirven los radares y servirán los súper-tucanos.

Es casi seguro que el asesinato del señor Christopher, funcionario del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), se debió a que encaminó una investigación sobre el tema de los aterrizajes en la Autovía del Este.

3.- La corrupción arropa el IDAC.

Su actual Director, José Tomás Pérez, a pesar de las normas institucionales, no sabe un carajo de aviación civil, no es un técnico de carrera. Los vice son Santiago Rosas, procedente de los controladores aéreos e Iván Vázquez de la asociación de pilotos. Este último ya posee un yate de lujo y aunque lo prohíbe la ley, es piloto de Santo Domingo Motors.

El presidente de la Asociación de Pilotos es sobornado por los altos funcionarios del IDAC: le pasan un cheque de 70 mil pesos mensuales a través de un periodista llamado Randy, miembro de la Fuerza Nacional Progresista de Vincho Castillo.

Santiago Rosa parece conocer quienes mataron a Christopher y cobra a los extranjeros 10 mil dólares para obtener la licencia dominicana.

Los llamados P01 (inspectores del IDAC), destacados en compañías privadas se hacen la vista gorda frente a los pilotos con licencia vencidas o suspendidas y frente a la cantidad de aviones de los diferentes acompañas que no reúnen los requisitos para volar.
Los P01 responden a los altos funcionarios que reciben la mayor parte de los sobornos.

Los aviones privados en buenas condiciones son acosados si no pagan sobornos mientras a los vuelos comerciales se les permiten todo porque pagan para hacer y deshacer. Y nada de esto es ignorado por José Tomas Pérez, director del IDAC.

Ahora los vuelos a Haití están suspendidos, el espacio aéreo está cerrado, pero a las mafias se le conceden permisos especiales. Los permisos no los conceden para poder multar a los que vuelan sin ellos y entonces Haití reciproca con la misma medida.

Lacucarachaquemea seguirá dando datos sobre todas estas asociaciones de malhechores y le promete para muy pronto los “perigris” de los dos empresarios, Rosado y Patín, que empataron en un primer lugar en el concurso para escoger las compañía aéreas más corruptas.

Nada de esto sería posible con un gobierno honesto y en un Estado depurado de maleantes civiles y uniformados. Pero esta posibilidad es impensable con Leonel Fernández y su corte de bandidos a la cabeza del país.

sábado, 14 de febrero de 2009

El poder sucesoral de los guardaespaldas del Presidente: modalidad criolla del narco-gobierno

* La expresión militar-policial del poder mafioso.
* La degradación y total des-institucionalización de los cuerpos armados.
*La alianza malvada: partidocracia, cúpula castrense y empresariado corrupto y corruptor.
*Las tardías cancelaciones de visas-EU.

La sociedad dominicana, civil y militar, todavía no percibe la magnitud y profundidad del proceso de corrupción estatal-gubernamental, el devenir del Estado dominicano en una variante original de narco-estado, el grado de deterioro moral de la cúpula del actual gobierno y la responsabilidad del presidente Leonel Fernández en esta peligrosa y alarmante situación.

Las recientes explosiones de la corruptela en la Congreso Nacional, en la Junta Central Electoral, en muchas dependencias del Poder Ejecutivo, en la Cámara de Cuentas, en la Marina de Guerra; la impunidad en casos tipo PEME, Plan Renove, Sun Land, juguetes de la Lotería, remodelación del Palacio de Bellas Artes…. estremecieron la sociedad sin que todavía haya subido a la superficie el manejo perverso de la relación entre Poder Ejecutivo, Poder Militar, Poder Empresarial y partidocracia corrompida. Todos estos escándalos se quedan chiquitos frente a situaciones todavía no develadas, por lo menos en sus reales dimensiones y profundidades.

Ha llegado la hora de poner en conocimiento a las bases miliares, a los mandos intermedios no infectados de las FFAA y la P.N. y al pueblo civil, de lo que está aconteciendo en esa viciada y viciosa relación de poder, intocable por lo grandes medios de comunicación; salvo de manera superficial cuando algunos engranajes y acciones delictivas se salen de control, provocan pugnas al interior de poder establecido y se proyectan hechos bochornosos y escandalosos.

* La dinastía de los guardaespaldas y el poder corruptor de los jefes.-Siempre los jefes del cuerpo presidencial de guardaespaldas –salvando lo ocurrido durante los gobiernos de Bosch y de Caamaño- han tenido poder para enriquecerse y enriquecer a los suyos, para traficar favores de los presidentes y para hacer negocios sucios bajo su manto protector.

Pasó así con los generales Mélido Marte y Pérez Bello en los 22 años de Balaguer. Pasó con los jefes de la guardia presidencial de Guzmán, Majluta, Jorge Blanco e Hipólito Mejía. Pero nunca antes los jerarcas del cuerpo especializado en proteger al presidente y a su familia habían logrado la supremacía en las Fuerzas Armadas a través del poder de designar (siempre bajo la sombrilla protectora y con el aval del Presidente de la República) los otros mandos militares, y de ocupar ellos mismos la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas.

Esta historia comenzó en el pasado periodo de Leonel Fernández con la designación del general Florentino y Florentino en la más alta posición militar, continuó con el poder desplegado por el general Aquino García y su alicate (el célebre Crispín, el civil designado a eternidad como subjefe de la DNI), para nombrar los mandos militares de ese periodo por encima de la designación del contralmirante Sigfrido Pared Pérez como Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas; se fortaleció con la designación del propio general Aquino en ese alto cargo y ahora se ha disparado en grande con el poder compartido, delegado por el presidente Fernández, a favor del ex–Secretario Aquino García y del mayor general Medina y Medina, actual jefe del cuerpo de ayudante, principal espaldero del titular del Poder Ejecutivo y hombre fuerte en la actual distribución de los mandos castrenses.

Aquino García, actual jefe de la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI) y Medina y Medina, Jefe del Cuerpo de Ayudante del Presidente Fernández, entraron en competencia: uno por quedarse como Secretario de Estado de las FFAA y otro por escalar esa Secretaría. Pero ese pleito devino en transacción, catapultando al general aviador Peña Antonio al ambicionado cargo, persona de ambición moderada, amigo de Aquino García, pero no de la misma calaña. Esto como salida salomónica no prevista en vista del tranque.

Devino en transacción y también en reparto de nombramientos – esta vez también por encima de la autoridad institucional del nuevo Secretario de Estado, el general Peña Antonio- para garantizarles a ellos dos (aliados a otros jefes militares corruptos de vieja data) el control de importantes áreas de influencia y los puntos claves para el enriquecimiento ilícito, a costa del presupuesto de la nación, del empobrecimiento de las bases militares y de los mandos militares ajenos a los clanes de alta jerarquía y, principalmente, de la salud moral de la república; dada la expansión e incremento de sus complicidades esenciales con el tráfico de droga, dólares, euros, personas y armas; y dada la ampliación de otras prácticas de enriquecimiento vertiginoso de larga tradición: contratas, órdenes de compra, comedores, intendencias, venta a crédito de vehículos, computadoras y electro-domésticos a la membresía, contrabandos de bebidas y otras mercancías, prestaciones de servicios al sector privado y a funcionarios civiles, y protección de prácticas ilegales, permisos y ventas de armas…

Compras sobrevaluadas a los suplidores criollos favoritos de la Presidencia. Compras manipuladas de equipos militares, municiones y suministros diversos procedentes del país y del exterior. Coparticipación en los “bombardeos” de drogas, en el tráfico marítimo y aéreo de estupefacientes, dinero del narcotráfico, personas y armas. Complicidad en el contrabando y tráfico ilegal de todo tipo por la frontera con Haití. Asociación con los ministros y altos funcionarios civiles corruptos y ubicación de una parte del personal militar y policial en labores de protección y asistencia de esos señorones de la política. Consecución de contratos de alta “rentabilidad” por esas mismas vías. Alianza con empresarios inescrupulosos e incorporación de otra parte del personal militar y policial a la protección y a los trabajo del sector privado. Protección y asociación con ciertas compañías privadas de aviación radicadas en el aeropuerto del Higuero, involucradas en todo tipo de tráfico aéreo ilegal. Sistema de cobro de peaje a todos lo niveles y de aceptación y reparto de los ingresos generados por la protección de una gran parte de las actividades ilegales del sector privado y de la delincuencia civil. Todas éstas y otras modalidades de corrupción y tráfico de influencia están presentes en no pocas de las posiciones repartidas.

Esto incluye poder para influir en la designación de los jefes de la DNCD o para establecer complicidades con ellos; y poder para aliarse a los jefes policiales más corrompidos y más curtidos en la criminalidad. Sus conexiones con la Presidencia de la República, con la cúpula política corrompida y con los empresarios corruptos, aprovechándose de la degradación moral y la total des-institucionalización de los cuerpos castrenses, da lugar a la formación de clanes solidarios entre sí en el ejercicio y disfrute del delito de estado y las consiguientes garantías de impunidad, así como en la subordinaciones a la oligarquía y los jefes políticos de la peor estirpe.

En ese plano, recientemente tuvo lugar la asociación de la Dinastía de los Guardaespaldas con el contralmirante Iván Peña Castillo (durante su ejercicio de Presidente de la DNCD) y ahora con los contraalmirantes Ventura Bayonet y Gilberto Delgado, jefes respectivos de la Marina de Guerra y de la DNCD, ambas personas duchas en las complicidades con los cárteles más poderosos de la droga con incidencia en el país.

Antes ya, el general Florentino y Florentino había sentado cátedra en el aprovechamiento de las ventajas de su asociación delictiva con el Cártel Quirino, subsidiario del Cártel del Valle del Norte de Colombia; vínculos que fueron extensivos no solo a jefes militares leonelistas, sino también a partidarios de Hipólito Mejía, como el general Sierra Pérez, ex-jefe de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD) durante el gobierno de Hipólito Mejía; al impenitente delincuente uniformado Pepe Goico (servidor de todos los gobiernos desde su amplísima experiencia en fechorías), al archi-asesino general Bencosme Candelier (poder detrás del trono en sucesivos periodos policiales), al general de la P.N. William Jérez (criminal de tomo y lomo, además de traficante del ganado de Quirino) y a muchos otros de menor relevancia.

El general Bencosme Candelier ahora entra en desgracia, aunque conserva posiciones fuertes tales como la que ahora ejerce el general Manuel Fructuoso (carne y uña), actual jefe de investigaciones de la policía. Cuenta sí con cierta objeción del actual jefe policial, Guillermo Guzmán Fermín, en el marco de una pugna por el control real de esa institución, en la que este último, sin la experiencia mafiosa acumulada por Bencosme, despliega, vía los tristemente famosos “intercambios de disparos” y las ominosas “cirujías”, un grado de criminalidad realmente alarmante. Uno es la “mano dura” pérfida y soterrada, y el otro la “mano dura” abierta y descarada (a la colombiana), en espuria competencia por la hegemonía de esa institución. Astillas de un mismo palo podrido.

Pero además, es conocida la relación de pareja del general Florentino con la decoradora Margarita Gómez (quien ahora es su esposa), envuelta en el escándalo de la decoración de la Suprema Corte de Justicia, contrato financiado originalmente por el propio capo Ernesto Quirino. Es conocida también la asociación empresarial de esa señora decoradora con una de las hijas del Presidente y su participación, junto a la Primera Dama, en la organización de las cenas y campañas de recolección de fondos para financiar la reelección de Leonel Fernández; una de las puertas de entrada del dinero sucio a la actividad política tradicional.

Pero además, si antes, cuando Balaguer, los jefes militares balagueristas, beneficiarios de esa relación de subordinación política, aportaban sobre todo represión y apoyo a la reelección a cambio de privilegios (el “alimento del boa” de que hablaba Balaguer); ahora, los jefes militares leonelistas, súper-enriquecidos en mucho mayor medida que los generales de los 22 años, aportan sobre todo sumas cuantiosas de dinero a cambio de cargos que le posibiliten la “ampliación en grande” de sus capitales sucios. Igual hacen los capos civiles de la droga y los empresarios beneficiarios del tráfico de influencia, quienes convierten al presidente que acepta para el financiamiento de sus campañas ese dinero putrefacto, en una especie de reo de las mafias integradas y en parte de un sistema de complicidades expuesto a los peores chantajes de unos contra otros.

Todo esto, o buena parte, es bien conocido por el asesor de la lucha antidroga del presidente Fernández y ministro del gobierno peledeísta, doctor Marino Vinicio Castillo (Vincho), quien sostiene íntimas relaciones y defiende a los generales leonelistas involucrados en el narcotráfico y muy especialmente a la “Dinastía de los Guardaespaldas”. El combate a la droga de este alto funcionario se reduce a los vínculos de ciertos cárteles y capos con las administraciones del PRD y a denuncias muy generales sobre la penetración en el Estado y partidos del sistema, obviando la enorme responsabilidad de este gobierno, sus jefes militares mas corrompidos y sus empresarios favoritos; incluidos bancos, algunas empresas de zona franca y corporaciones extranjeras.

* Lo tradicional y lo diferente.-Claro que estas prácticas no son exclusivas del actual presidente de la república, sino que con mecanismos diferentes y con desarrollos distintos la asumieron también Balaguer en su tiempo e Hipólito Mejía en el suyo. No olvidemos que el general Guerrero Peralta, ex-jefe corrupto de la DNCD y de la Policía Nacional, pasó a ser después de su retiro, jefe de la escolta personal de Vargas Maldonado, luego de haber ejercido funciones parecidas en el equipo de seguridad de Hipólito antes de ser presidente.

Lo nuevo es la modalidad: la concentración de poder administrativo-militar en los jefes de la escolta presidencial, la asignación a éstos del poder para seleccionar y designar los mandos militares, la distribución entre de ellos de los cargos altamente rentables subordinados a una jefatura cuasi externa, que opera con o sin el Secretario de Estado del ramo; la distribución de áreas de influencias y zonas de negocios y el alto grado de desconocimiento del escalafón y de las normas institucionales de las FFAA y de la PN.

La relación primaria se crea alrededor del despacho presidencial, privilegiando las lealtades de su entorno, a las que se le delega discrecionalmente el poder sobre en resto de la institución. El monarca político selecciona, al margen de la ley orgánica y de las capacidades profesionales, a los nuevos cortesanos militares encargados de secuestrar a su antojo las instituciones castrenses.

El jefe de ocasión de la guardia presidencial opera hacia las Fuerzas Armadas bajo la sombrilla del presidente, seleccionando en cada periodo los mandos sobre la base de sus relaciones de promoción militar, confianza personal, familiaridad, lealtad política clientelista y vínculos de amistad.

En cada ocasión actúan como jefes el alto oficial del Cuerpo de Ayudantes más próximo al Presidente de la República junto a sus aliados y subalternos más leales. Varían los nombres y los repartos por periodo, pero imperan los mismos mecanismos y las mismas prácticas.

Las promociones superiores de mayor edad, los militares que fueron afines a otras facciones de la partidocracia y los que tienen posiciones propias e independientes son frecuentemente puestos en retiro o arrinconados en puestos de escasa importancia, para darle paso a los miembros de la promoción que puede ser más leal al jefe guardaespaldas de turno y a sus “enllaves”. No importa su profesionalidad, no importa si todavía está en capacidad de aportar mucho desde su formación profesional y las experiencias acumuladas.

Personas valiosas, en las que se han invertido grandes recursos y han acumulado experiencias muy útiles, son sacrificadas, retiradas, marginados por el interés de controlar a como de lugar las posiciones claves, para favorecer y dar riendas sueltas al enriquecimiento mal habido con los menores obstáculos internos. Quien no es funcional a esos despropósitos, por más méritos que tenga, dura poco en cargos importantes. Ese fue el caso, por ejemplo, del General Ramírez Ferreira, al frente de la DNCD. Sus convicciones éticas, su firmeza y profesionalidad, lo convirtieron en un “cuerpo extraño” a la dinámica degradante de la DNCD, al funcionamiento de la “Dinastía de los Guardaespaldas” y a la forma de gobernar del propio presidente.

Entre esas elites militares improvisadas y mediocres, y entre los jefes de la partidocracia corrompida, se estila incluso “limpiar” de “cuerpos extraños”, de personas “infuncionales” a sus espurias metas, o de “seres no integrables” a sus “clubes de cancerberos” de las FFAA, hasta los entornos familiares no confiables o pocos útiles a sus intereses. En ese orden no son pocos los jefotes políticos y militares, que una vez involucrados en la corruptela mayor, cambian de esposas por considerar las anteriores no confiables o nada rentable. Los “encates” capaces de abrir mayores oportunidades, de ofrecer mayor discreción y mayores garantías a las “formas de operar y acumular” de los nuevos clanes mafiosos, tienen lugar con bastante frecuencia y fluidez.

* Violación de las reglas para el reparto de posiciones claves y áreas de influencias.-Todo esto altera en alto grado las reglas formales de funcionamiento institucional de las FFAA, la PN y otros cuerpos armados de la nación. Los clanes hegemónicos de ocasión actúan como verdaderos cancerberos o secuestradores de la institución.

Su cúpula -siempre con honrosas excepciones- se enriquece a velocidad meteórica a costa de un manejo doloso del presupuesto militar-policial, de todos los mecanismos y relaciones administrativas de los cuerpos armados; y, sobre todo, asociando las prerrogativas y funciones de las instituciones castrenses y en especial su vital papel en el plano de la vigilancia, del monopolio de las armas y del ejercicio coercitivo- con los beneficios que ofrece proteger la gran delincuencia civil.

Como las organizaciones gansteriles de las grandes ciudades, los cohollos corrompidos se dividen entre sí el país y las actividades ilícitas llamadas a reportarles a ellos y a sus socios externos a la institución grandes sumas de dinero.

El Este del país le toca a la de la Fuerza Aérea Dominicana, igual que buena parte del tráfico aéreo. El Sur a la de la Marina de Guerra, junto al tráfico de droga por mar, los viajes ilegales y el contrabando marítimo de otro tipo. Sectores de la cúpula del Ejército y de la DNI son “dueñas” de la frontera con Haití. La DNCD tiene la mayor relación con los cárteles de la droga, compartiendo los “peajes” con los demás cuerpos armados de acuerdo a las vías empleadas para el tráfico y a la naturaleza de las operaciones ilegales. La Policía Nacional tiene el filón de la vida cotidiana interna: puntos de droga, rifas ilegales, falsificaciones, robo de vehículos, protección de la propiedad privada, extorsión de la ciudadanía y de la delincuencia común, redadas indiscriminadas, apresamientos arbitrarios para chantajear y recibir sobornos.

La DNCD, la DNI, la PN y la Marina de Guerra tienen sus propios “escuadrones de la muerte”. Los porcentajes que reciben las cúpulas militares por cargamentos de droga, personas, dinero, armas, rondan entre el 10 y el 15% de su valor en el mercado del “bajo mundo”. Los capos y sicarios colombianos y de otras nacionalidades se pasean descaradamente con su protección. Las instituciones que deben perseguirlos, cuentan con importantes “enclaves” a su servicio. Y así el “negocio” se le facilita en alto grado; mientras también el sicariato se nutre de oficiales activos y el pilotaje de los aviones civiles y las compañías aéreas privadas involucradas en los tráficos ilegales se alimentan de pilotos técnicos militares.

El caso del oficial Harold Manzano, piloto concomitante de helicópteros del Banco Popular, del presidente Fernández y del magnate venezolano (residente aquí) Gustavo Cisneros, recientemente atrapado en tráfico aéreo de drogas, es una referencia emblemática de esa sucia realidad. Nunca fue apresado y está ahora en N.Y.

Así las cosas, no hay que dudar, que si en algún momento los Súper-Tucanos, recientemente comprados en Brasil, llegan a derribar algún vuelo ilegal, cabe la posibilidad de que derribe a algún piloto militar asignado a misiones civiles “no santas”.

* Polarización social en los cuerpos armados.-La elite militar-policial comprometida en esos “negocios” altamente lucrativos, conectada a los políticos y empresarios corruptos, en pocos años, y a veces en pocos meses, acumula fortunas fabulosas que le permiten imitar en la opulencia a la oligarquía, cuyo modo de vida se convierte en referencia anhelada.

El General Aquino García, por ejemplo, tiene hasta jirafas en una de sus fincas próxima a Palenque-san Cristobal. Y Quirino le regalaba caballos “paso fino” al general Florentino y ganado de calidad al general William Jérez.

La oligarquía a su vez se encarga de corromper a no pocos, ofreciéndoles valiosos obsequios a los jefes de turno. Recordemos la Villa de Casa de Campo que el Banco Popular confesó haberle “regalado” al general Pedro de Jesús Candelier, cuando se desempeñaba como jefe policial. Sus componentes, además, logran ingresar a las FFAA y PN, sin cumplir los requisitos mínimos, personas allegadas a sus intereses y familias, para usar su influencia. No pocos integrantes de las elites militares y policiales corrompidas (nuevos ricos), en su afán de imitar a los “ricos de cuna”, consumen coñac de cerca de 300 mil pesos las botellas y a la hora tomárselo son capaces de echarle coca cola. En esta Navidad pasada un jefe militar recibió de “regalo de pascua” varias botellas de ese tipo y cien mil pesos en efectivo. No faltan entre ellos los que en cualquier fiesta de cumpleaños, bautizo o matrimonio son capaces de gastarse centenares de miles y hasta millones de pesos.

Los oficiales subalternos que los rodean reciben buenas sumas de dinero y no pocos privilegios por compartir y proteger esas prácticas. Otros de más baja graduación, junto a algunos “clases” y soldados, reciben ingresos extras por proteger y asistir a las políticos y a los empresarios asociados a sus jefes.

Se han creado así, junto a la oligarquía militar-policial de nuevo cuño, varias castas privilegiadas que reciben ingresos, sueldos extras y sobornos de diferentes dimensiones. Y mientras eso acontece, la gran mayoría de clases, soldados y oficiales subalternos viven en la pobreza y en la pobreza extrema. Los hay incluso coroneles y generales pasando dificultades o viviendo modestamente, unos asqueados de tanta podredumbre y otros esperando el turno o la brecha para “colarse” y ascender hacia esas cúpulas.

El militar de cuartel, de compañía, de batallón, el oficial que hace verdadera carrera militar, por escalafón, está excluido de una vida digna. Trabaja mucho y gana poco. Se sacrifica sin perspectiva de progresar y se desmoraliza. A los alistados se lo está llevando el mismísimo Diablo. El militar indisciplinado, el que se arrima a los cancerberos, el que abandona su función militar para servirle a los clanes de la corrupción civil, ese vive mejor y no hay oficial superior que le haga cumplir una tarea “no rentable”. Siempre tiene el escape de haber sido asignado a tal político o a tal empresario.

En general la mayoría militar está tan empobrecida como el pueblo trabajador, como los/as dominicanos/as humildes, como los/as civiles empobrecidos y excluidos/as. Y sin derecho a organizarse, a protestar y a participar en las decisiones; haciendo “yuca” y patrullando en medio de la sed y el hambre.
* Deterioro institucional.-Mientras tanto, las FFAA como instituciones se empobrecen y entran en una profunda crisis de funcionalidad. Más del ochenta por ciento de su presupuesto son cargas fijas, incluidos centenares de civiles incorporados a sus nóminas, y en casos como el de la DNI, entidad de inteligencia convertida en un mecanismo plagado de clientelismo.

No hay dinero para gasolina. Hay pocas municiones. No hay dinero ni para operar ni para entrenar. La aviación tiene solo cuatro aviones Pillan de entrenamiento. Los AT-37 no sirven. A los equipos no se les da mantenimiento. La ración alimenticia por persona es tan mala que equivale a 13 pesos. En el Cesfront, unidad militar encargada de proteger la frontera con Haití, solo hay unos 200 soldados. Muchos, muchísimos militares se la están buscando por ahí. La ley orgánica es letra muerta. El escalafón era verde y se lo comieron los burros. Las designaciones no tienen nada que ver con la capacidad. La lista del personal calificado no tiene uso.

No hay autoridad ni liderazgo y la “Dinastía de los Guardaespaldas” del presidente ha llevado esta degradación a límites nunca vistos, pasándole por encima de “los principios del don de mando”. Las Fuerzas Armadas dominicanas carecen de moral de combate, de mística. No están en capacidad de librar una guerra que dure varios días. Muchos de sus integrantes (oficiales subalternos, clases y soldados), con razón, no están dispuestos a combatir, mucho menos a reprimir al pueblo, decepcionados como están de una buena parte de los altos mandos actuales, y agobiados por las penurias y el desorden. El principio de autoridad esta resquebrajado. La cadena de mando tiene grandes dificultades para funcionar.

La FFAA y la PN son cualquier cosa, menos reales instituciones castrenses. Son cuerpos secuestrados, como lo está el Estado y el gobierno dominicano. Secuestrados por lo peor del país. Son componentes de un Estado delincuente, de un narco-gobierno.

La mayoría de los militares, como la mayoría del pueblo, ha sido empobrecida, abusada, discriminada… Ella carga con el desprestigio generado por sus cúpulas. Sufren un empobrecimiento y una vergüenza de la que gran parte de su membresía no es culpable. Tremenda injusticia que nos convoca a una gran alianza cívico-militar popular, a una unidad del pueblo pobre y los militares pobres, del pueblo honesto y los militares honestos. Esto hay que decirlo a los cuatro vientos. Esta realidad debe ser conocida para ser cambiada. Esto hay que cambiarlo e “cuajo”. El ejemplo de Duarte, Luperón, Gilbert, Fernández Domínguez, Caamaño, Manolo, Las Hnas. Mirabal debe inspirarnos para sacudirnos de la pasividad y emprender la ruta de la dignificación nacional.


En este contexto, con este gobierno, con gobiernos de este talante, con partidos como los que han gobernado, copados por dirigentes corrompidos no hay presente ni futuro, ni para la mayoría civil ni para la mayoría militar. Porque desde la partidocracia y desde la oligarquía - sostenidas ambas por el imperio se ha instalado una forma perversa de gobernar, administrar y dominar al país y al pueblo. Y esto, en el contexto de la presente crisis nacional y de la hecatombe económica mundial, tiende a tornarse insoportable y explosiva. Porque si con este entorno internacional, esto sigue así, no habrá nación, ni Fuerzas Armadas, ni pueblo con posibilidades de vida.


Las soluciones necesarias no habrán de alcanzarse pensando en llegar a acuerdos con los responsables de tantas atrocidades contra los derechos del pueblo y contra el patrimonio de la nación. Necesitamos otro gobierno, otro Estado, otras instituciones, realmente democráticas, honestas, guiadas por el bien común. Tenemos que liberarnos de estas mafias políticas, militares y empresariales para declarar inservibles estas autoridades y estas instituciones, para lograr un gobierno honesto y progresista, una constitución realmente democrática e instituciones renovadas y al servicio de la colectividad.

*

Las visas canceladas.-La podredumbre es tan grande, que el Departamento de los EEUU -pese a que su gobierno, su DEA, su Pentágono han sido auspiciadores y apoyadores de este desastre social, de este deterioro institucional y de sus responsables y beneficiarios, ahora quiere “guardar distancia” respecto a los jefes militares y policiales más “quemados”, cancelándole las visas, entre otros, a cinco generales de las peores especies.


Estos son: Uno de los principales exponentes de la “Dinastía de los Guardaespaldas”, quien aun ejerce influencia en ese cuerpo y ahora en una posición a sus anchas y apropiada para continuar sus negocios en la frontera. Otro, asesor-corrupto-protector de narcotraficantes ahora en posición de “mando vial”, quien tuvo su último fracaso cuando uno de sus hombres de confianza fue sorprendido en un contrabando por el AILA y luego como parte de la traición a la mafia ordenó la muerte de una “infeliz”. Otro que desde teniente ha estado vinculado al narco y a los “tumbes” de drogas que se capturan en actividades ilícitas en la región Sur, supuestamente perseguida por la DNCD. Otro que confesó públicamente ser “hermano” de Quirino. Y el peor de todos: uno que estuvo como jefe del combate contra el narcotráfico y en eso se hizo multimillonario, extorsionando “puntos” y “capos” vinculados a ese jugoso “negocio”, y que pese a eso y pese a haber sido atrapado en un gran contrabando de whisky, fue designado jefe de una de las instituciones militares donde mayor es la infección de las narco-mafias.¡ ALELUYA!


Pero como puede verse el problema es mayor. Se trata de un narco-gobierno y de un narco-estado que hay que arrancar de raíz y echarlo al vertedero. Este pueblo debe proponerse este objetivo, disponiéndose incluso a hacer aquí lo que supieron hacer los pueblos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina: a quitar presidentes y gobiernos incluso sin elecciones, a través de la movilización y la presión popular, creando nuevas condiciones políticas y mejores posibilidades electorales.


No hay porque soportar algunos años más esta desgracia de gobierno. Esto hay que cambiarlo cuanto antes mejor, para entonces dar paso a un proceso constituyente altamente participativo, a una Constitución avanzada, a una nueva institucionalidad realmente democrática, a sistemas electorales, códigos y leyes bien confeccionados, todas adaptadas a nuestra realidad, idiosincrasia y cultura como pueblo.


Santo Domingo, República Dominicana.

1 de febrero, “Mes de la Patria”, 2009